19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 11:15
Conocimiento > Formación

Cataluña plantea una 'prueba vocacional' para poder estudiar Medicina

Según lo ha indicado el secretario de Universidades e Investigación, Arcadi Navarro

Meritxell Ruiz, consejera de Educación; junto a Antoni Comín, consejero de Salud de la Generalitat.
Cataluña plantea una 'prueba vocacional' para poder estudiar Medicina
José A. Puglisi
Jueves, 16 de marzo de 2017, a las 18:20
En la búsqueda de un estudiante de Medicina más vocacional. Durante su participación en una jornada, el secretario de Universidades e Investigación de la Generalitat de Cataluña, Arcadi Navarro, anunció el interés de implementar una evaluación extra que permita garantizar el acceso al grado de los estudiantes que cumplan con una serie de aptitudes y habilidades particulares, al margen de las notas de corte obtenidas. Una propuesta que, aunque busca garantizar la máxima permanencia del alumnado, ha sorprendido tanto a estudiantes como a decanos.

A pesar de lo inesperado de la propuesta, Navarro ha aclarado que el proyecto de la ‘prueba vocacional’ solo saldrá adelante si logra el consenso de todas las universidades públicas de la región y que se encuentre un modelo acorde a los intereses de igualdad y objetividad. Incluso, ha puesto sobre la mesa la posibilidad de hacer una prueba piloto que, si bien no tendrá carácter vinculante, podrá medir el impacto de la medida. Una idea que plantea para la convocatoria 2018-2019, a pesar de que insiste en que “no queremos hacer las cosas de prisa o mal”.

Para Dafne Burgués, presidenta del Consejo de Estudiantes de Medicina de Cataluña (Cemcat), “la principal preocupación radica en que no se han explicado qué aspectos se evaluarán, cómo o los puntos que representarán en el acceso al grado. Con la ausencia de estos datos resulta imposible hacer una valoración sobre los beneficios o los inconvenientes de la propuesta”. Sin embargo, hay dos aspectos que sí tiene claros: “la evaluación tendrá que ser lo más objetiva posible y, de aplicarse, no podrá ser solo en Cataluña, sino en toda España para evitar diferencias”.

Asimismo, Burgués ha asegurado que, hasta el momento, no se ha solicitado la opinión de los estudiantes en el proceso de modernización de la selectividad. No obstante, advierte que hay que tomar en consideración que algunos aspectos, como la comunicación, no son fáciles de evaluar, ya que “no es lo mismo hablar con un docente o un evaluador que con un paciente, siendo necesario contar con una empatía mayor y otros aspectos que se adquieren durante las prácticas clínicas”.