Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30
Conocimiento > Formación

¿Por qué hay tan pocas facultades de Medicina españolas en el top mundial?

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) analiza los resultados del Ranking de Shanghái

La facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.
¿Por qué hay tan pocas facultades de Medicina españolas en el top mundial?
José A. Puglisi
Jueves, 18 de agosto de 2016, a las 10:30
“No concluyente”. Así han calificado los estudiantes de Medicina al Ranking de Shanghái que, durante su última edición, ha situado a sólo dos de las 42 facultades nacionales de Medicina en el 'top 200' mundial. Específicamente, la clasificación ha destacado a las instituciones académicas catalanas: la Universidad de Barcelona y Autónoma de Barcelona, ambas en la clasificación por segundo año consecutivo.

El vicepresidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Leonardo Caveda, ha recordado que “los aspectos que nosotros consideramos clave para garantizar una buena formación sanitaria no son los mismos que se valoran en el Ranking de Shanghái”. En este sentido, recuerda que “para la clasificación se analizan, principalmente, los aspectos relacionados con la investigación y las publicaciones, mientras que nosotros ponemos énfasis en la calidad de la docencia, así como de las prácticas clínicas”.

El propio Ranking específica que los indicadores para realizar su estudio son el número de antiguos alumnos ganadores de premios Nobel y medallas Fields (Alumni), así como investigadores más citados en diversos campos y el número de los artículos indexados en Science Citation Index - Expanded (SCIE) y Social Science Citation Index (SSCI). Además, se ha incorporado más recientemente el gasto de la investigación anual.

Desde la representación estudiantil también matizan un aspecto cultural que diferencia a España con el resto de países dentro del estudio. “Es común que los médicos españoles citen a los hospitales en los que trabajan durante la publicación de sus trabajos de investigación, dejando a las universidades en un segundo plano. Esto ocasiona que las facultades de Medicina españolas parecieran tener un volumen menor de investigación en comparación con las instituciones académicas de otros países”, ha explicado Caveda.

Con todos estos aspectos sobre la mesa, los estudiantes de Medicina insisten en que se trata de una “clasificación no concluyente”, por lo que consideran que, en calidad de formación sanitaria, las universidades españolas se encuentran en mayor cantidad y en mejores posiciones que las obtenidas en el Ranking de Shanghái.