29 de marzo de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 16:40
Conocimiento > Formación

"Abrir nuevas facultades de Medicina va contra la humanidad del sistema"

Beatriz Atienza, vicepresidenta del CEEM, insiste en la preocupación estudiantil por el aumento de númerus clausus

Beatriz Atienza, vicepresidenta de Asuntos Externos del CEEM.
"Abrir nuevas facultades de Medicina va contra la humanidad del sistema"
Redacción
Martes, 14 de febrero de 2017, a las 10:40
Guerra contra la apertura de nuevas facultades de Medicina. El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha enviado un comunicado donde reitera su total oposición a la expansión de la oferta del grado sanitario, haciendo especial hincapié en los proyectos de la Universidad de Vic, Universidad de Alicante o la Universidad Internacional de Canarias. “Debemos evitar entrar en un sistema viciado en el que se aumente el número de estudiantes de Medicina a cambio de reducir la calidad de la formación, el bienestar de los pacientes y, en resumidas cuentas, la humanidad del sistema sanitario”, advierte Beatriz Atienza, vicepresidenta de Asuntos Externos del CEEM.

Atienza explica que “los estudiantes consideramos que, ante la actual situación, que lleva siendo la tónica dominante durante los últimos años, las instituciones deben oponerse a la apertura de este conjunto de nuevas facultades en consonancia con el objetivo de conseguir una Medicina más humana, no sólo a nivel asistencial, sino también a nivel formativo”. Una situación que ejemplifica con la diferencia que existe entre los númerus clausus y las plazas MIR.

Según indica la representación estudiantil, el Sistema Nacional de Salud calcula el número de plazas ofertadas para el examen MIR en función del número de médicos que considera que serán necesarios en un plazo de cuatro años. De esta forma, obtenemos el número de plazas que se ofrecen para aspirar al puesto de residente. A su vez, a la hora de entrar en las facultades de Medicina, como excepción en el estado español, hay que aceptar los conocidos como ‘numerús clausus’, cuya función es determinar el número de personas que pueden empezar a estudiar la carrera de Medicina en todo el territorio nacional, distribuyéndose estos estudiantes después en las diferentes comunidades autónomas.

“Para concretar aún mejor lo que esto supone sólo necesitamos mirar el número de plazas MIR ofertadas para 2017, y el número de personas inscritas para realización del mismo. A finales del mes de enero, 13.439 aspirantes se sientan a hacer un examen que va a servir para decidir quiénes van a ocupar las 6.098 plazas ofertadas. Esto significa que hay 2,12 aspirantes por cada plaza a ocupar, problema derivado de un sistema en el que se produce un mayor número de médicos del que va a poder acoger el Sistema Nacional de Salud”, asegura el comunicado.