La consejera andaluza de Salud destaca que esta herramienta "agiliza, asegura y da inmediatez" al abordaje clínico

García defiende la digitalización para "humanizar" la atención sanitaria
Jesús Aguilar, presidente del Cgcof; Catalina García, consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía; y Antonio Mingorance, presidente del Consejo Andaluz del COF.


19 sep 2022. 20.20H
SE LEE EN 5 minutos
La consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, Catalina García, ha defendido que “digitalizar en el ámbito de la salud es humanizar e innovar constantemente por la eficiencia y la excelencia, por mejorar la forma de trabajo respondiendo a las necesidades de la población”, en la clausura de la Convención Farmacéutica de los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España celebrada este lunes en Sevilla.

García, que ha recordado que la “humanización de la sanidad” es uno de los objetivos de su Consejería en esta legislatura, ha explicado que “la digitalización juega un factor muy importante en esta humanización que buscamos porque agiliza, asegura y le da inmediatez a toda la información relativa a los problemas de salud de los pacientes, desde el momento en el que estos entran a la consulta del facultativo hasta que acuden a la farmacia comunitaria a recoger sus tratamientos”.

En este sentido, la consejera ha valorado la innovación que supuso la implantación de la receta electrónica (Receta XXI) hace 20 años, con la que “Andalucía fue pionera”, y que ha facilitado, entre otros beneficios, la generación de 6,5 millones de Vales electrónicos de medicamentos estupefacientes (VEE) o el pilotaje de la receta electrónica europea.

La titular de Salud y Consumo ha destacado especialmente que la digitalización y la colaboración de los Colegios de Farmacéuticos y el Servicio Andaluz de Salud (SAS) “han permitido la rápida implantación de los servicios urgentes demandados en cada momento durante la pandemia”.

En particular, Catalina García se ha referido a la entrega de medicación hospitalaria a través de las farmacias comunitarias de Andalucía, “una medida que ha minimizado las visitas de los pacientes o sus familiares al hospital para retirar la medicación”. De este servicio se han beneficiado casi 20.000 pacientes, a los que se han hecho 125.000 entregas, lo que “convierte a Andalucía en la comunidad autónoma que más dispensaciones ha hecho de toda España”, ha afirmado.

La consejera ha recordado que, gracias a esta colaboración con los farmacéuticos, “pusimos en marcha la atención domiciliaria a pacientes vulnerables. Así, permitimos la dispensación a domicilio de medicamentos y productos sanitarios de las oficinas de farmacia a estos pacientes, sin coste alguno para ellos”. También se ha facilitado el acceso a la medicación de pacientes crónicos con prescripciones pendientes de renovación, de modo que “desde las farmacias se ha velado por que ningún paciente se quede sin su tratamiento”, ha señalado García.

Campañas llevadas a cabo desde Farmacia


Durante su intervención, ha citado, entre otras vías de colaboración con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, la distribución de mascarillas quirúrgicas de forma gratuita a los usuarios de 65 o más años; la disposición controlada de Hidroxicloroquina y Cloroquina a todos los pacientes con Lupus y Artritis Reumatoide, cuando la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) estableció el control de estos medicamentos; o también la contribución de los farmacéuticos para detectar y comunicar incidentes de seguridad relacionados con las prescripciones activas del paciente como pueden ser errores de posología, duplicidades terapéuticas o falta de adherencia. 

Catalina García, que ha agradecido la participación de la industria farmacéutica en el “almacenamiento y custodia de las vacunas contra el Covid-19 gratuitamente”, ha repasado otras formas de colaboración como la puesta en marcha de campañas sanitarias para mejorar la vida de los pacientes, como la campaña de información y prevención sobre la Fiebre del Nilo; la campaña de Educación a la ciudadanía en el Uso Racional del Medicamento; o la campaña educativa colaborativa médico-enfermero-farmacéutico Benzostopjuntos: vivir sin tranquilizantes es posible.

“Y más allá de lo estrictamente sanitario, la utilidad pública del farmacéutico es incuestionable”, ha asegurado la consejera, en referencia a la iniciativa la Mascarilla 19, que pusieron en marcha entre el IAM y el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, “una vía de colaboración estrecha y bien planteada que queremos continuar con la participación de las farmacias en la Estrategia de Soledad No Deseada, para detectar a personas mayores que están solas”.


Margen de mejora


Asimismo, García ha trasladado “el compromiso de este Gobierno de facilitar la implantación de empresas farmacéuticas en Andalucía”, en tanto que “la industria farmacéutica es uno de los motores de la economía en los países en los que tiene mayor presencia y tenemos mucho margen de crecimiento”. “Ya empezamos a hacerlo en la pasada legislatura con la simplificación administrativa y la reducción de impuestos. Pero la pandemia frenó mucho de los proyectos de la Consejería de Salud y Consumo y ahora vamos a retomarlos”, ha apuntado.

Finalmente, la consejera ha pedido a los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos mantener esta línea de colaboración para “dar continuidad asistencial de los pacientes para mejorar sus resultados en salud, sus problemas relacionados con el medicamento y, de esa forma, contribuir a mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario, poniendo en valor la comunicación de todos los profesionales alrededor del paciente”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.