Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 11:05
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

Los resultados de salud del hospital, nueva prioridad de los farmacéuticos

Según concluyen farmacéuticos y oncohematólogos

Montserrat Pérez e Irene Mangues, durante el foro.
Los resultados de salud del hospital, nueva prioridad de los farmacéuticos
Redacción
Jueves, 22 de septiembre de 2016, a las 18:40
La medida de resultados de salud del propio paciente, y no solo de los grupos de estudio de los ensayos clínicos, figuran entre las nuevas prioridades tanto de farmacéuticos como de oncohematólogos, según ha quedado patente en la primera Reunión Anual en Madrid del Grupo de Farmacia Oncológica de la SEFH (Gedefo).

Durante los días 20 y 21 de septiembre, más de 170 asistentes han debatido sobre diferentes asuntos como la participación de los servicios de Farmacia en cuanto a resultados en Oncología, los procesos de validación farmacéutica o el uso de terapias complementarias para tratar a enfermos de cáncer.

En efecto, Gerardo Cajaraville, de la Fundación Onkologikoa de San Sebastián, ha destacado en su ponencia la importancia de la medida de resultados en salud como una prioridad estratégica. “Particularmente en la Oncología, la medida y evaluación de estos resultados en la práctica clínica habitual y la integración de estos datos en bases de datos agregadas es una de las herramientas más poderosas para mejorar la supervivencia y el beneficio clínico de los pacientes. Permite confirmar o descartar los resultados de los ensayos clínicos en las poblaciones más heterogéneas de la práctica clínica habitual, tanto en lo que se refiere al beneficio clínico como a la toxicidad”, ha señalado.

Cajaraville también ha indicado que “recientemente, se ha prestado más atención a los resultados reportados por el propio paciente, ya que se consideran el gold estándar para conocer el impacto de la enfermedad y su tratamiento en los síntomas y en la calidad de vida. Los farmacéuticos oncológicos debemos comprometernos junto con los demás miembros del equipo multidisciplinar para promover la transformación del proceso terapéutico de manera que permita la medida prospectiva y rutinaria de resultados”.

Papel en la seguridad y efectividad del tratamiento

Por su parte, Irene Mangues, coordinadora de Gedefo, “la reunión se ha centrado en la atención al paciente oncohematológico, especialmente en el papel del farmacéutico en la seguridad y efectividad del tratamiento”.

“Se han abordado temas como la validación farmacéutica y las interacciones de los tratamientos oncohematológicos con otros fármacos, con alimentos y con terapias alternativas y complementarias por sus implicaciones clínicas”, ha indicado.

Asimismo, “se han presentado los nuevos algoritmos de tratamiento en leucemia linfocítica crónica, en secuenciación de los tratamientos en el cáncer de próstata metastásico y las novedades en cáncer de pulmón revisando los estudios más recientes en Inmunoncología”.

El Plan Estratégico del Paciente Oncohematológico

Durante su intervención, María-Josep Carreras Soler, farmacéutica oncológica del Hospital Vall d'Hebron, ha planteado una propuesta de documento de validación junto con la inclusión de sugerencias de los asistentes relacionado con el recientemente elaborado Plan Estratégico de Atención Farmacéutica al Paciente Oncohematológico (Peafpoh).

Seis líneas estratégicas relevantes

El Peafpoh plantea seis grandes líneas estratégicas: desarrollo organizativo, evidencia científica en la pràctica clínica, prácticas de seguridad, atención farmacéutica al paciente oncohematológico, formación-docencia, e investigación-innovación.
Según ha declarado Carreras, “para facilitar la implantación del plan está previsto complementarlo con encuestas de situación y con el desarrollo de documentos técnicos que analicen y describan con mayor detalle algunos de sus puntos”.

“Uno de los documentos identificados como prioritarios es el del proceso de validación farmacéutica en oncohematología, con el objetivo de definir y estandarizar las verificaciones y acciones que deben llevarse a cabo para que sirva como instrumento eficaz para prestar una atención farmacéutica de calidad y conseguir el máximo beneficio clínico”, ha precisado.