Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

La formación acreditada por redes sociales ya es una realidad sanitaria

Iniciativas como Twitterapéutica han logrado aunar estas aplicaciones y los créditos formativos para el farmacéutico

De izquierda a derecha: Alfredo Montero, Teresa Bermejo, Isabel Fernández y Ana María Cordero.
La formación acreditada por redes sociales ya es una realidad sanitaria
Marcos Domínguez
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 19 de octubre de 2017, a las 16:10
El potencial formativo de las redes sociales está minusvalorado, a pesar de que el aprendizaje social, el adquirido de forma colaborativa, supone entre un 20 y un 40 por ciento del aprendizaje total, explica Alfredo Montero, farmacéutico en el Nuestra Señora de la Candelaria y coordinador de la web Stop Errores de Medicación.

“Las funcionalidades formativas de las redes sociales son la colaboración horizontal entre usuarios y la información instantánea, sin barreras geográficas ni temporales”, explica. Montero ha participado en la mesa dedicada a nuevas tecnologías y formación dentro del 62 Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

“Estamos por ver si estas herramientas, que enganchan tanto incluso al profesional sanitario, son óptimas para adquirir de manera informal estos conocimientos”. Los farmacéuticos de hospital son uno de los gremios especializados con más presencia en Twitter, pues hay entre 800 y 900 usuarios  de los algo más de 3.000 farmacéuticos hospitalarios españoles.

“En el congreso de 2012 se dio mucha caña al 2.0”, comenta, “pero la gente sigue siendo pasiva,con retuits y sin aportar mucho contenido”. Montero explica que no se ha validado el grado de aprendizaje por redes sociales, pero ya hay experiencias de formación acreditadas a través de Twitter.

Un momento de la charla dedicada a las nuevas tecnologías y la formación del farmacéutico.


Por ejemplo menciona Twitterapéutica, un seminario gratuito a través de esta red social en el que “se soltaban cada semana tuits sobre farmacoterapia y se realizaba cada día o semana un examen, obteniendo de forma gratuita un diploma si era superado”. Menciona además otros cursos de redacción de artículos científicos “pero nosotros [por los farmacéuticos de hospital] hemos sido pioneros” en un modelo formativo clásico con créditos de formación continuada para profesionales sanitarios en Farmacia Hospitalaria.

Stop Errores de Medicación

La iniciativa Stop Errores de Medicación también es un buen ejemplo de cómo se pueden aprovechar las funcionalidades de las redes sociales para la formación e información sanitaria. Se trata de un movimiento “que surgió de forma espontánea en redes sociales para fomentar el uso seguro del medicamento tanto entre profesionales como pacientes y cuidadores”.

A pesar de la buena retroalimentación informativa y de una iniciativa en change.org que recogió más de 70.000 firmas, Montero indica que el objetivo real todavía no se ha cumplido: unir al Ministerio de Sanidad (con la Aemps) y Farmaindustria para la elaboración de una guía de diseño seguro de medicamentos respecto a envasado, etiquetado, etc.

Hay diversas Proposiciones No de Ley en marcha tanto en el Parlamento Nacional como en los de algunas autonomías, y se están estudiando. Como señala el farmacéutico, “aunque no son muchos, los errores de medicación ocurren y son cien por cien evitables”.