20 de junio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:10
Especialidades > Farmacia Hospitalaria

"El peor sitio para tratar al paciente es el hospital"

Las experiencias de 'home delivery' han sido por lo general positivas

Julio Martínez Cutillas, jefe de Farmacia del Vall d'Hebron.
"El peor sitio para tratar al paciente es el hospital"
Marcos Domínguez
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 19 de octubre de 2017, a las 12:25
En los últimos años se han puesto en prácticas experiencias de dispensación domiciliaria de fármacos hospitalarios. Han sido por lo general positivas, si bien queda tiempo para generalizar su uso y hay algunos interrrogantes de momento no resueltos.

Julio Martínez Cutillas, jefe del Servicio de Farmacia del Vall d'Hebron, ha descrito la experiencia de su hospital con dos fármacos inyectables -hormona de crecimiento y EPO para pacientes en prediálisis- que ha sido plenamente satisfactoria.

“Problemas de errores no hemos tenido, que es lo que más me preocupaba”, explica, “ya que hemos puesto códigos de barras para evitar que el paciente no recibiera su medicación”. El ahorro de las colas es otro aliciente, así como la oportunidad de evitar que el paciente acumule medicamentos en su casa al dispensar una vez al mes.

“Desde el punto de vista financiero es superbeneficioso para nosotros porque es just-in-time, pagamos el medicamento cuando lo tiene el paciente” y no por adelantado. En la línea de otras experiencias de atención especializada domiciliaria, Cutillas cree que la teleasistencia se acabará imponiendo porque “el peor sitio para tratar al paciente es el hospital”.

Aspecto general de la sesión dedicada al 'home delivery'.


El farmacéutico señala que el único problema generado por el home delivery es que “tenemos un poco más de trabajo ya que de momento no hemos integrado el software de gestión de este proceso con nuestro propio software de gestión del Servicio para hacer la facturación y el descargo del almacén”. Otros ponentes presentes en la mesa dedicada a la dispensación domiciliaria del 62 Congreso de la SEFH han señalado temas logísticos y problemas de confidencialidad de los datos como otras cuestiones que necesitan resolverse antes de extender su uso.

En general, Martínez Cutillas considera que esta opción “puede ser muy útil en pacientes con medicación muy estable, con pocos problemas y que tengan que venir poco al hospital”, como es el caso de las dos indicaciones en las que se ha trabajado, si bien no ha habido selección previa de pacientes para la experiencia, “los hemos ido reclutando hasta que ya no hemos podido más por volumen”.