25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Política Sanitaria > Enfermería

Trabajar de noche en Enfermería aumenta el riesgo de cáncer de mama

Un estudio explica que las enfermeras jóvenes son más propensas de desarrollar esta enfermedad con el tiempo

Tres enfermeras caminan por el pasillo de un hospital.
Trabajar de noche en Enfermería aumenta el riesgo de cáncer de mama
Redacción
Sábado, 02 de septiembre de 2017, a las 12:00
Las mujeres que trabajaron durante su juventud en turnos de noche sufren un mayor riesgo de padecer cáncer de mama en el futuro. Así se deriva de un estudio realizado por la división de Enfermería del Channing de Network Medicine en Brigham and Women's Hospital.

Los investigadores han contado con las respuestas de190.000 mujeres, recogidas por el colectivo Nurses’ Health Study and the Nurses’ Health Study II, en el cual la mayoría de sus miembros son enfermeras. El estudio, que ha tenido una evolución en el tiempo de 24 años, ha concluido que, de todas estas respuestas emitidas por mujeres, 9.500 de ellas sufrían un cáncer de mama.

Teniendo en cuenta en cada una de las respuestas la carga de trabajo, así como el ámbito laboral en el que se desenvolvían, los expertos descubrieron un doble aumento en el riesgo de sufrir cáncer de mama entre las enfermeras jóvenes que llevan más de 20 años desempeñando turnos rotatorios de nocturnidad. 

"Sospechamos que el aumento ante este riesgo se debe ante la exposición de turnos de noche que se realizaban en edad temprana de la profesión. Todo eso se acumula, provocando que las enfermeras más jóvenes sean más vulnerables de cara a sufrir un cáncer de mama en el futuro", afirma Eva Schernhammer, autora del estudio y epidemióloga asociada en Brigham and Women's Hospital.

En cambio, el estudio habla que las enfermeras con más edad, que realizaron 30 o más años de trabajo por turnos diarios no tuvieron un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama en comparación con las enfermeras que nunca trabajaron por la noche. Los investigadores creen que estos resultados son reveladores, pero que se deberían de reafirmar analizando la evolución que tiene esta enfermedad con testimonios reales de enfermeras y su avance clínico.