Satse tacha de "cambalache inaceptable" la reclasificación profesional

El Sindicato de Enfermería rechaza destinar el recorte en los salarios públicos a pagar una nueva clasificación

Manuel Cascos
Satse tacha de "cambalache inaceptable" la reclasificación profesional
jue 14 noviembre 2019. 11.30H
El Sindicato de Enfermería, Satse, ha reclamado que se recupere la pérdida de poder adquisitivo sufrido por las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas por el recorte de más del 6 por ciento de sus sueldos en 2010, que persiste año tras año a día de hoy, a través de un aumento progresivo de los salarios y que, en ningún caso, esta deuda contraída desde hace nueve años se destine a pagar la reivindicación de una nueva clasificación profesional, como propone CCOO. 

Satse considera una "falta de respeto" a los derechos de los profesionales de Enfermería que se proponga costear la demanda de un cambio de la clasificación de los profesionales que trabajan en el sector público con el 5 por ciento salarial arrebatado hace nueve años, como defienden otros sindicatos. "Nos parece un cambalache inaceptable que no compartimos y que supone un serio perjuicio para los intereses de los profesionales”, apuntan desde la organización sindical.

La propuesta de CCOO


En la nueva clasificación de CCOO, los enfermeros, matronas, fisioterapeutas, logopedas, podólogos, trabajadores sociales, ópticos y terapeutas ocupacionales pasarían del A2 al A1; y los médicos especialistas y facultativos subirían del A1 al A.

Según las estimaciones que ha hecho CCOO y a las que ha tenido acceso Redacción Médica; la puesta en marcha de este proyecto supone un coste de 352.651.019 euros para la reclasificación de los médicos. De la misma forma, se debería invertir un total de 599.396.090 euros para que enfermeros, matronas y fisioterapeutas ocupasen su nueva clasificación.

En total, la reorganización profesional de médicos y enfermeros que propone el sindicato costaría 952.047.109 millones de euros. Además, la nueva clasificación de todos los profesionales del sector sanitario asciende hasta los 1.558.703.064 millones, según calcula el sindicato.

Según los cálculos de Antonio Cabrera, secretario general de la FSS-CCOO; de llevarse a cabo la firma de este acuerdo con todas las modificaciones que propone el sindicato; los médicos cobrarían 3.943,24 euros más al año para 2025, unos 281,66 euros más al mes, teniendo en cuenta las 14 pagas. En el caso de los profesionales de Enfermería; la subida supondría un incremento salarial de 3.857,84 euros al año, unos 275,56 euros al mes. La subida, añade Cabrera, se realizaría de forma progresiva hasta llegar a esos casi 4.000 euros.

Un aumento salarial del 6 por ciento en 2020


El Sindicato de Enfermería viene reclamando un aumento salarial de, al menos, un 6 por ciento en 2020 y que se acuerden posteriores incrementos que permitan a los profesionales de Enfermería recuperar de manera progresiva, pero no muy dilatada en el tiempo, el poder adquisitivo perdido desde 2010, y que alcanza el 30 por ciento.


“No entendemos cómo desde otras organizaciones sindicales se propone costear una nueva clasificación profesional con el 5 por ciento salarial sustraído a gran parte de los empleados públicos"


“No entendemos cómo desde otras organizaciones sindicales se propone costear una nueva clasificación profesional con el 5 por ciento salarial sustraído a gran parte de los empleados públicos y que, en el caso de las enfermeras y enfermeros, ascendió a más del 6 por ciento. Es dinero de los profesionales y no permite trueque alguno”, afirma Satse, apuntando que “se daría la paradoja de que son los mismos profesionales los que costearían con su propio dinero una posible nueva mejora, es decir, sería renunciar a un derecho para parecer lo que no es”.

En este sentido, la organización sindical reitera que “son dos asuntos bien distintos que merecen una respuesta presupuestaria diferente por parte de la administración” y añade que “no se puede confundir el derecho a devolver el dinero que se sustrajo por la crisis con el planteamiento de una nueva reivindicación“.

En lo que respecta a la clasificación profesional, Satse defiende que se acabe con la discriminación que sufren las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas con respecto a otros profesionales del sector público y se posibilite la clasificación de todos ellos en el Grupo A, sin subgrupos. 

Modificación del EBEP


La organización sindical recuerda que, a raíz de la implantación en España del Espacio Europeo de Educación Superior, promovido por los Acuerdos de Bolonia, se han extinguido los planes de estudios de licenciatura y diplomatura, siendo actualmente titulados universitarios los que obtienen un título de Grado, entre los que se incluyen las enfermeras con los mismos créditos ECTs que el resto de titulaciones universitarias.

Por ello, Satse reclama que se modifique el artículo 76 del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) para eliminar la vigente división del Grupo A en los subgrupos A1 y A2, y que todos los titulados universitarios pertenezcan al Grupo A sin distinciones, reiterando que nunca debe hacerse a costa de renunciar a la recuperación del porcentaje de su salario perdido hace años.

Por último, la organización sindical concluye que la diferenciación entre las diferentes categorías de titulados no debe hacerse en base a la titulación académica sino exclusivamente en función del nivel de responsabilidad de las funciones a desempeñar y de las características de las pruebas de acceso, tal y como establece el propio EBEP.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.