CCOO pedirá que también se mejore la situación de los TCAE y los TS en la mesa de negociación

Sanidad y sindicatos aceleran la negociación para elevar Enfermería al A1
Humberto Muñoz y Celia Gómez


18 may 2022. 17.50H
SE LEE EN 4 minutos
El Ministerio de Sanidad ha dado un paso adelante para desbloquear la negociación colectiva sobre la clasificación de los diferentes perfiles del Sistema Nacional de Salud (SNS). La decisión de la Dirección General de Ordenación Profesional de facilitar un debate con los sindicatos para actualizar esta estructuración facilitará que se coloque sobre la mesa una de las reivindicaciones históricas de la Enfermería, que pide escalar hasta el rango de A1 en la estructura de los funcionarios públicos.

El secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (CCOO), Humberto Muñoz, ha explicado a Redacción Médica que aprovecharán este nuevo foro para plantear una propuesta que afecte al “conjunto” de los profesionales sanitarios con el objetivo de lograr un ascenso tanto para las enfermeras como para los Técnicos de Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) y los Técnicos Superiores (TS) en sus respectivos escalones. “Están incluidos en la revisión todos los grupos de la clasificación”, ha subrayado.

Comisiones Obreras plantará al Ministerio de Sanidad una propuesta basada en tres subgrupos dentro de la categoría A de trabajadores públicos, tal y como ya esbozó  en 2019. En el nivel A, figurarían las profesiones con grados universitarios de más de 240 créditos, como los médicos, que se situarán en la parte alta de la pirámide. Mientras que en el A1 aparecerían los titulados con carreras con ese número exacto de créditos. Es el caso de enfermeras, matronas, fisioterapeutas, logopedas, ópticos-optometristas, terapeutas, podólogos o trabajadores sociales. El último escalón de esta categoría quedarían enclavados los técnicos especialistas de radiodiagnóstico y medicina nuclear, laboratorio o radioterapia, así como los técnicos en documentación sanitaria, anatomía patológica y citodiagnóstico o los dietistas e higienistas que figurarían con A2. 

Por otro lado, la categoría B permitiría regular a aquellos profesionales sanitarios que hayan cursado algún tipo de grado superior como los TCAE, técnicos de emergencias sanitarias, técnicos de farmacia, monitores de salud mental, personal de oficio, gobernantas o cocineros. Mientras que la C correspondería a los perfiles con máximos de bachillerato, grados medios o la ESO, que se subdividirían en otros dos grandes grupos. Así se podrá actualizar la labor de diferentes perfiles, como celadores, telefonistas, pinches, lavanderas, costuereras o conductores. 

Propuesta de reclasificación de Comisiones Obreras


Muñoz ha justificado este cambio de paradigma por la necesidad de actualizar la calificación de cada profesión sanitaria a las nuevas funciones y responsabilidades que han ido adquiriendo con el paso de los años. “El avance en estas últimas dos décadas ha sido impresionante pero nos seguimos rigiendo por un catálogo que es de 1974 cuando estaba vivo Franco”, ha lamentado el portavoz sindical.

Una subida salarial escalonada en la reclasificación


Comisiones Obreras aprovechará la reactivación de la mesa de negociación para trasladar ya un mapa sobre las funciones de cada uno de los perfiles en el que lleva años trabajando, especialmente en el caso de los TCAE y TS, que son los que más avanzados están. Sin embargo, son conscientes de la dificultad económica que puede representar un plan de estas dimensiones ya que también implicaría un incremento salarial para las profesiones que asciendan de categoría.

Ante esta situación, Muñoz ha abierto la puerta a escalonar la mejora de los sueldos en el tiempo para impedir que suponga un fuerte incremento en los presupuestos de manera inminente. “Si hay que negociar un periodo temporal hasta que se traduzca en el salario, podemos hablarlo”, ha explicado.

La otra pata de la negociación pasa por buscar un punto de unidad con el resto de sindicatos que todavía no han sido convocados a la mesa de negociación por la nueva directora general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Celia Gómez. El secretario general de la vertiente sanitaria de CCOO teme encontrarse con las dificultades a la hora de negociar con las organizaciones sindicales que representan únicamente a colectivos aislados en el sector. “Queremos llegar a buen puerto”, ha apuntado.

CCOO ha señalado que todavía no hay fecha para la reunión de la mesa negociadora a la espera de que se cite al resto de participantes, pero que espera que se aclare “pronto” en el calendario para acelerar el proceso. “El trabajo de campo ya está hecho, la foto dinámica de las funciones también”, ha apuntado Muñoz.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.