19 nov 2018 | Actualizado: 12:10

Los 7 casos en los que el enfermero tiene menos derechos que el médico

La Mesa de la Profesión Enfermera denuncia las situaciones de agravio laboral con respecto a los médicos

Máximo González Jurado y Víctor Aznar.
Los 7 casos en los que el enfermero tiene menos derechos que el médico
jue 09 junio 2016. 09.40H
David García
Miguel Fernández de Vega
Este miércoles ha tenido lugar la jornada ‘Elecciones 2016: Compromisos políticos para el futuro de la Enfermería’, organizada por la Mesa de la Profesión Enfermera, en la que los líderes del colectivo ha puesto sobre la agenda de los representantes de los partidos las demandas de la profesión de cara a la próxima legislatura.
 
Especialmente incisivo ha sido Víctor Aznar, presidente del sindicato Satse, que ha enumerado una serie de agravios, en cuanto a condiciones laborales se refiere, con la profesión enfermera respecto a la médica, y que ha llegado a calificar de “estafa” y de “situaciones intolerables”.

Aspecto general del acto.


 
El primero de estos agravios es que “hay en comunidades que la médico embarazada recibe el sueldo íntegro durante la baja maternal y que la enfermera embarazada sufre una merma importante en sus retribuciones”, por lo que según Aznar se discrimina a las enfermeras por una titulación académica.
 
El segundo de estos agravios es que “los médicos cuando cumplen 55 pueden solicitar exención de guardias sin merma en su sueldo en prácticamente todas las CCAA mientras las enfermeras solo tienen ese derecho reconocido en cuatro CCAA y además con pérdida económica”.
 
El tercero, “que el Sistema Nacional de Salud ha generado labor de exclusividad al personal médico sin exigir que este se dedique solo al sistema público, permitiéndole trabajo también en la sanidad privada, sin que tengan que incumplir la ley de incompatibilidades por la que tendrían que renunciar a un porcentaje del complemento específico”, lo que supone para las enfermeras “negarles la oportunidad de aumentar los ingresos en función del trabajo realizado”.
 
El cuarto, “que los médicos sin especialidad, los mestos, han gozado en los últimos años de múltiples oportunidades para acceder a la vía excepcional al título de especialista, incluso una oportunidad anual durante años, lo que ha requerido la publicación de hasta 7 reales decretos destinados a dar la cobertura legal a esta situación, mientras que la enfermera en las mismas circunstancias se juega todo en una sola oportunidad”.

Máximo González Jurado interviene ante la mirada de Víctor Aznar, Elvira Velasco, Jesús María Fernández y Danien Álvarez Cabo.


 
El quinto, que “en el peor periodo de la crisis se redujeron las retribuciones en la hora de guardia a las enfermeras tanto de AP como de Especializada en torno a un 4 por ciento adicional además del recorte generalizado, y por lo contrario al médico se le incrementó una media del 10 por ciento de su salario en las guardias”.
 
El sexto, “la precariedad laboral de la profesión enfermera según el Servicio Público de Empleo Estatal, es de 4,87 contratos por persona; mientras que en el caso del médico es de 3,56”.
 
Y séptimo, que “el ratio de médicos es mucho más elevado que la media europea mientras que el de las enfermeras se encuentra en mucho menos de la mitad del ratio de los países de nuestro entorno”.
 
Aznar ha matizado que, como sindicalista que es, no pretende la merma de derechos en los médicos ni en ningún trabajador, sino que se igualen.
 
Partidos “aterrorizados”
 
Sin duda, la exposición de Víctor Aznar ha marcado en cierta medida la intervención de cada político asistente, que se han comprometido a corregir estas desigualdades.
 
“Me siento aterrorizada por las situaciones que se han descrito”, ha dicho Elvira Velasco, presidenta de la Subcomisión de Enfermería de la Comisión Nacional de Sanidad del Partido Popular, quien se ha comprometido a “revisar las condiciones laborales de las enfermeras”, al tiempo que ha reconocido “jornadas rígidas” y que se deben distribuir las cargas de trabajo.
 
Por su parte, Jesús María Fernández, portavoz de Sanidad del PSOE en la Comisión de Sanidad en esta última legislatura, ha defendido que “es imposible negociar condiciones laborales sin capacidad financiera” y ha recordado que su partido suscribe al 98 por ciento el Acuerdo Marco firmado por la profesión con el Gobierno de Rajoy en 2013 “porque es completo y progresista” pero ha criticado que no se cumpliera.
 

Mikel Legarda, del PNV.

Para Daniel Álvarez Cabo, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, “no se puede consentir la inequidad entre profesionales” y ha defendido que se incrementen las plantillas al tiempo que ha valorado que la continuidad asistencial la garantizan las enfermeras.
 
Por último, Mikel Legarda, del PNV, ha criticado el “desequilibrio entre profesionales por ratios” y ha augurado que el sistema lo pasará mal si no se corrigen estos ratios.
 
Las peticiones del CGE
 
Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería, ha aprovechado la presencia de los representante políticos para hacerles cuatro propuestas: transposición de la directiva europea que reconoce el diagnóstico enfermero independiente, modificación de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias ya que no reconoce en la actualidad las titulaciones; la modificación de la Ley del Medicamento; y un acuerdo político para todas estas modificaciones legislativas.
 
En este sentido ha pedido que la iniciativa parta de los partidos políticos, ya que a su juicio es de quien debe partir, y ha recordado que de no ser así se hará a través de Iniciativa Legislativa Popular. “Lo que pedimos es tener destino como profesión”, ha dicho.
 
La petición de transposición no ha caído en saco roto y los partidos se han comprometido a llevarla a cabo.
 

Jesús María Fernández (PSOE); Elvira Velasco (PP); y Daniel Álvarez Cabo (Ciudadanos).

Gestión clínica.
 
Otro de los asuntos candentes para la profesión es el acceso de las enfermeras a la dirección de unidades de gestión clínica. En este sentido, Máximo González Jurado ha criticado con vehemencia que se impida al colectivo asumir estos cargos si están preparados como gestores, y ha recordado el caso de una profesional en Almería que ha sido apartada de su cargo dirigiendo su unidad mediante una sentencia judicial.
 
González Jurado ha dejado claro que esto no significa que enfermeros vayan a evaluar el trabajo clínico de los médicos y ha defendido que esto ocurra entre iguales.
 
La mayoría de los partidos han defendido la profesionalización en la gestión. Mikel Legarda, del PNV, ha dejado claro que no encuentra “objeción alguna para que los enfermeros sean gestores”, mientras que Ciudadanos ha defendido que se formen y participen en procesos de concurrencia competitiva y que las jefaturas sean homogéneas.
 
Para Jesús María Fernández, “la mayor defensa de la sanidad pública es profesionalizar la gestión”, algo que esta vez sí ha compartido su ‘colega’ del PP, Elvira Velasco.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.