Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Política Sanitaria > Enfermería

La profesión enfermera crea su propio protocolo contra las agresiones

Satse insta a la nueva ministra a elaborar una ley nacional para coordinar las actuaciones

Manuel Cascos, presidente del sindicato de Enfermería
La profesión enfermera crea su propio protocolo contra las agresiones
Redacción
Martes, 19 de junio de 2018, a las 10:30
El Sindicato de Enfermería, Satse ha elaborado un nuevo protocolo de actuación para ofrecer toda la atención y apoyo posible a los profesionales que hayan sido víctimas de una agresión. En él se establecen las pautas concretas de actuación para que el delegado que se encuentra en el centro o área sanitaria en la que se ha registrado el incidente, pueda ofrecer asesoramiento y apoyo en todo momento al profesional agredido.

Los últimos datos oficiales concluyen que se tiene conocimiento de unas 55 agresiones físicas y/o verbales a enfermeras y enfermeros al día. Por ello, desde el sindicato se ha solicitado a la nueva ministra de Sanidad, Carmen Montón, que promueva promueva una ley nacional que coordine las actuaciones necesarias para acabar con las agresiones a los profesionales.

Satse ha considerado conveniente elaborar este protocolo de actuación, ya que los profesionales de la Enfermería agredidos no saben, en muchas ocasiones, cómo proceder para denunciar lo sucedido. Un desconocimiento que puede provocar que finalmente no se produzca la correspondiente denuncia y el agresor vea como su acto queda impune.

Fin a la impunidad


El protocolo establece pautas concretas de actuación para que el delegado de Satse -unos 1.000 en todo el Estado-  pueda ofrecer información concreta y práctica al profesional agredido. Los casos de agresiones a profesionales sanitarios no paran de sucederse, siendo el último conocido el registrado en la localidad toledana de Camarena. En concreto, un hombre golpeó con una barra de hierro a un médico y amenazó con un arma blanca a una enfermera.

Entre otras pautas se establece que el delegado de Satse informe, en primera instancia, de la necesidad de activar el plan o protocolo anti-agresiones del centro, y en caso de que no existiese, solicitará su puesta en marcha. Asimismo, acompañara al profesional al servicio de Urgencias para que sea atendido y se cumplimente el correspondiente parte de lesiones si la agresión ha sido física.

Notificar la agresión

El delegado también debe facilitar a los afectados una serie de documentos, como el modelo de notificación de la agresión sufrida como accidente de trabajo, el cual tiene que quedar debidamente registrado, la solicitud de asistencia psicológica si procediese, y el modelo de solicitud de asesoramiento jurídico.

Otros pasos a seguir son la comunicación de la agresión a la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales, así como el seguimiento de la posible baja laboral, para asegurarse que la misma ha sido considerada como accidente de trabajo. De cara a visibilizar la agresión sufrida por la enfermera o enfermero, desde Sarte se animará a organizar una concentración en el centro para denunciar públicamente el incidente registrado, así como a informar a los ciudadanos y a los medios de comunicación del mismo a través de declaraciones y notas de prensa.

Comité de seguridad 

Desde la organización sindical se solicitará que en la próxima reunión del Comité de Seguridad y Salud del centro se trate con detalle lo sucedido y se estudien nuevas medidas que eviten este tipo de incidentes.

Este protocolo de actuación constituye una muestra más de la importancia que concede la organización sindical a acabar con la violencia en el ámbito sanitario, la cual afecta especialmente a los profesionales de Enfermería.

Satse lanzó el pasado mes de marzo la campaña “#StopAgresiones. Nada justifica una agresión”, con el objetivo de seguir informando y sensibilizando sobre este problema tanto a ciudadanos y profesionales como a administraciones públicas y empresas sanitarias privadas.