Mientras que el CGE reivindica un aumento de plazas, Satse solicita un estudio previo de las necesidades reales

El futuro del EIR abre una 'grieta' ideológica en la profesión enfermera
Florentino Pérez Raya, presidente del CGE; y Manuel Cascos, presidente de Satse.


07 sep 2022. 15.40H
SE LEE EN 4 minutos
El Ministerio de Sanidad ha aumentado más de un 7 por ciento la oferta de plazas para Enfermera Interna Residente (EIR) respecto a la anterior convocatoria, alcanzando las 1.961 vacantes para enfermeras especialistas. El incremento, bien recibido por la profesión, ha evidenciado sin embargo una brecha ideológica dentro de la misma centrada en el camino por el que se tiene que dirigir el futuro más inmediato de la especialización enfermera.

La síntesis de esta disparidad de pareceres está en que mientras que el Consejo General de Enfermería (CGE) aboga por seguir incrementando el cupo, el Sindicato de Enfermería (Satse) se aleja de las cifras para centrar el debate en el estudio previo de las necesidades reales del Sistema Nacional de Salud (SNS). Sobre esta situación, desde Satse se elude hablar de conflicto, y se apela a una diferencia de foco entre los dos organismos de representación profesional.  

En declaraciones a Redacción Médica, el sindicato presidido por Manuel Cascos defiende que “no todas las enfermeras deben ser especialistas”, por lo que insiste en que lo prioritario es determinar qué puestos de trabajo son susceptibles de ser ocupados por estas profesionales, además de establecer “de manera clara” cuáles van a ser sus competencias y funciones en todos los servicios de salud.

Del otro lado, Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, agradece el aumento del número de vacantes EIR, pero lo cataloga de “ totalmente insuficiente” para cubrir las necesidades de cuidados de la población. “La oferta debería alcanzar las 10.000 plazas anuales. Para ello, necesitamos más implicación por parte de las administraciones central y autonómica y soluciones reales para unas profesionales que se dejan la piel día a día”, puntualiza Pérez Raya.

Es más, Pérez Raya, con la mirada puesta en el avance del desarrollo de las especialidades en Enfermería, no solo hace un llamamiento a las autoridades sanitarias para que eleven la oferta, sino también para que reconozcan y otorguen un valor efectivo a la especialización. “Eso, sin duda, hará mucho más atractivo que las enfermeras terminen por estudiarlas”, aseguró en este periódico, lamentando que esta formación añadida no suponía una mejora sustancial en la carrera profesional de las enfermeras.

¿Tiene que aumentar la oferta de plazas EIR?


Frente a la cifra que persigue el CGE, el sindicato enfermero expresa que no debe ponerse el foco en el número de plazas que se ofertan anualmente, defendiendo que el objetivo tiene que ser que las especialidades enfermeras aporten valor a los pacientes, al sistema sanitario y a la profesión enfermera.

“Lo fácil, pero también irresponsable, es decir que la oferta de cada año es insuficiente y pedir miles de plazas EIR más, cuando el conjunto de administraciones públicas no se ha sentado aún a trabajar para concluir cuales son las necesidades reales que tiene nuestro sistema y el conjunto de la ciudadanía. No podemos empezar la casa por el tejado en un ámbito tan sensible e importante para la salud, bienestar integral y calidad de vida de más de 47 millones de personas”, reivindica.

Asimismo, mientras que el Consejo de Enfermería hace esta apuesta por el incremento y dignificación de la especialización entre el colectivo, Satse remarca la necesidad de que el sistema sanitario “garantice, ahora y en el futuro, una óptima y fructífera convivencia con las enfermeras especialistas”. 


Oferta de plazas EIR 2023 


Según se refleja en la resolución de la convocatoria para la FSE 2023 publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Enfermería Familiar y Comunitaria vuelve a copar el mayor número de puestos vacantes, con 824. Le sigue Enfermería Obstétricoginecológica, con 437 plazas; Salud Mental, con 311; y Enfermería Pediátrica, con 234. En la otra cara de la moneda, Enfermería Geriátrica (81) y Enfermería del Trabajo (74) se posicionan como las ramas de las que, un curso más, menos plazas se ponen a disposición de los aspirantes.

Precisamente el "escaso protagonismo" de la especialidad de Geriátrica resulta "especialmente llamativo" para el presidente del CGE . "Se trata de un ámbito tan importante como el sociosanitario, con la grave escasez de personal que padece, que incluso ha dado lugar a la creación de un título de FP para suplir estas carencias", explica Pérez Raya, defendiendo que este nuevo perfil profesional es "innecesario" y "conlleva un claro conflicto dentro del sector".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.