Contar con la especialización enfermera no es un requisito imprescindible para desempeñar el trabajo

"El modelo EIR actual es un fraude para los ciudadanos y para el SNS"
Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE).


05 sep 2022. 18.00H
SE LEE EN 4 minutos
Especializarse en España no resulta atractivo para buena parte de la profesión enfermera. Además de perder poder adquisitivo y no percibir un incentivo retributivo por esta formación añadida, en nuestro país no se han implantado las categorías profesionales de enfermeras especialistas en todas las comunidades autónomas, por lo que contar con el EIR no es un requisito imprescindible para ocupar el puesto de trabajo. Una situación que para Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), “no deja de ser un fraude tanto para los ciudadanos como para el Sistema Nacional de Salud (SNS)”. 

“Es necesario avanzar en el desarrollo de las especialidades en Enfermería, ya que es una medida que beneficia tanto a los pacientes y la población en general como a los propios profesionales sanitarios”, subraya el presidente enfermero, que defiende que el malestar en la profesión y la negativa de lanzarse a realizar el EIR es “comprensible”.

Por ello, desde el CGE instan a las administraciones sanitarias para que reconozcan y otorguen un valor efectivo a las especialidades de Enfermería. “Eso, sin duda, hará mucho más atractivo que las enfermeras terminen por estudiarlas”, sugiere Pérez Raya.


"El Real Decreto de Especialidades sigue ignorando las carencias y necesidades de la especialización en Enfermería"



Las últimas cifras arrojan que, en España, se forman a 2.000 enfermeros al año para generar plazas y puestos de especialización. Sin embargo, según indica Pérez Raya, el sistema no aprovecha por completo esta formación al no existir estas categorías profesionales en todos los territorios.

De hecho, tal y como recogió Redacción Médica, Enfermería cataloga el nuevo redactado del Real Decreto de Especialidades como ‘oportunidad perdida’ en cuanto al avance en esta cuestión, argumentando que “da cierta arbitrariedad a las distintas administraciones sanitarias”.

“¿De qué nos sirve que se modifique el procedimiento para elaborar nuevas especialidades o cómo crear ACEs, si las siete especialidades enfermeras, después de 17 años, todavía no están plenamente desarrolladas e implementadas en el Sistema Sanitario?”, se planteaba Pérez Raya tras la aprobación del Real Decreto de Especialidades por el Consejo de Ministros.

 
Sueldo "digno" para enfermeras especialistas


El sueldo de un enfermero en España está entre los 26.000 y 30.000 euros brutos anuales en la sanidad pública. Sin embargo, esta cifra puede variar según las circunstancias de cada trabajador, como la comunidad autónoma donde desempeñe la profesión o el sector en el que trabaje. No obstante, una Enfermera Interna Residente (EIR) percibe de media en su primer año de salario cerca de 14.000 euros anuales, lo que supone una importante pérdida de poder adquisitivo frente a una generalista.

En este sentido, voces que abogan por el reconocimiento de los cuidados enfermeros especializados, como la Asociación EIR España, insisten en que el EIR tampoco se recompensa ni con un sueldo digno ni con puntos para bolsa, por lo que solicitan que se les trate como enfermeros especialistas y no como generalistas

Sobre esta cuestión, el impulsor de la plataforma que aglutina al colectivo, Guillermo Vera, denunciaba a través de las redes sociales esta problemática que sufren las enfermeras. En concreto, compartía públicamente la nómina de 961,44 euros correspondiente al mes de agosto de una enfermera especialista, y se dirigía directamente al Ministerio de Sanidad para denunciar esta situación.

“Esto no es un buen incentivo para que las enfermeras nos especialicemos por la vía EIR. Económicamente nos sale más rentable seguir trabajando de donde nos llamen. Profesionalmente igual, porque los años de residencia no puntúan como tiempo trabajado”, denunciaba el enfermero. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.