El dolor y los problemas de sueño son los problemas que las profesionales intentan evitar con el consumo de fármacos

El 80,7% de las enfermeras de UCI se automedica, según un estudio español


02 nov 2020. 12.20H
SE LEE EN 4 minutos
La automedicación es un fenómeno global de relevancia creciente que ha aumentado en los últimos años en la población general española, un hecho del que no se ‘libran’ los profesionales sanitarios. Por ello, un grupo de expertos del hospital Clinic de Barcelona han querido realizar un estudio que analice está práctica entre las enfermeras de las Unidades de Cuidados Intensivos de su centro. Un estudio del que se ha resuelto que el 41,2 por ciento del personal encuestado consumía alcohol, tabaco y otras drogas.

El estudio, publicad en la revista Nure Investigación se ha realizado mediante parámetros de tipo transversal y unicéntrico durante marzo de 2019, muestra además que la tasa de automedicación entre las enfermeras era del 80,7 por ciento. Un hecho que estaba mayoritariamente ligado al tipo de contrato de participantes, es decir, las personas con una estabilidad laboral más débil tendían más a consumir este tipo de productos.

DOCUMENTO | Acceda aquí al estudio publicado por Nure Investigación

Así las cosas al comparar el tipo de contrato laboral con la automedicación, se resuelve que los profesionales con  contrato indefinido se automedican un 71,7 por ciento y  no  el  28,3 por ciento.  Los  suplentes  con  horario  laboral   estable se automedican el 89,1 por ciento y no el 10,9 por ciento.  Y los suplentes con horarios laborales inestables se automedican el 100 por cien.

Según muestran los resultados, la principal causa por la que se han automedicado las profesionales son el dolor, las alergias, las infecciones y los problemas relacionados con el sueño. Además, la mayoría se ve capacitada para automedicarse. De hecho, en la parte de la encuesta en la que preguntan en qué se basa para automedicarse, la mayoría se apoya en su experiencia personal (53 por ciento) y sus conocimientos de farmacología (46,7 por ciento).


El tipo de drogas y las dolencias que provocan el autoconsumo


Los datos presentados fueron recogidos mediante una encuesta, también comparan el tipo de contrato laboral y la principal causa de automedicación. El personal  indefinido consume en primer lugar fármacos para el dolor (93 por ciento) seguido por los problemas de sueño  (7 por ciento). Los suplentes con horario estable consumían  también fármacos para el dolor (87,8 por ciento), problemas  de sueño (9,8 por ciento) y otros fármacos (2,4 por ciento). Los suplentes con horarios inestables consumen en primer lugar fármacos  para  la  alergia  (50 por ciento),  seguido  del   dolor (25 por ciento) y para los problemas de sueño (25 por ciento).


El 87 por ciento de los fármacos que se consumen son analgésicos y antiinflamatorios


Respecto al consumo de drogas, el 58 por ciento aseguraban que no, mientras que consumían alcohol un 11,4 por ciento de las encuestadas, tabaco el 9,6 por ciento, ambas sustancias el 8,4 por ciento y otras el 1,8 por ciento. 

De otro lado, analizan las variables de tipo de contrato laboral y grupo farmacológico más consumido, se puede observar que los que tienen contrato indefinido  consumen  analgésicos/antiinflamatorios  (93 por ciento), seguido de somníferos (7 por ciento). Los suplentes con  horario estable consumen analgésicos/ antiinflamatorios  (92,7 por ciento), somníferos (4,9 por ciento) y  antihistamínicos (2,4 por ciento). Los suplentes con horarios inestables consumen antihistamínicos (50 por ciento)  analgésicos (25 por ciento) y somníferos  (25 por ciento).

Con una muestra fue de 114 enfermeras, la mayoría de las personas que contestaron eran mujeres (81,6 por ciento) y tenía entre 22-30 años (40,4 por ciento). El 52,6 por ciento de los encuestados era personal fijo. Así, resumen que los motivos más comunes, por los cuales las enfermeras refirieron automedicarse, son el dolor como causa principal, con un  84,8 por ciento, seguido de los problemas de sueño con un 9,8 por ciento, las alergias con un 4,3 por ciento y finalmente de otras causas con un 1,1 por ciento. Estos resultados, concuerdan bastante con el grupo farmacológico más  consumido por el personal, ya que, en primer lugar, se encuentras nos analgésicos y antiinflamatorios con un 87 por ciento, seguido de los somníferos con un 7,6 por ciento y los antihistamínicos con un 5,4 por ciento. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.