"La crisis refleja la necesidad de enfermeras especialistas en críticos"

Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, analiza aciertos y errores cometidos en la pandemia

Florentino Pérez Raya, presidente del CGE.
"La crisis refleja la necesidad de enfermeras especialistas en críticos"
jue 07 mayo 2020. 09.20H
Con la colaboración de
La Enfermería española ha jugado un papel fundamental en la lucha contra el avance del coronavirus Covid-19. Una lucha en la que los profesionales no han tenido el material de protección suficiente ni han sido escuchados por las autoridades sanitarias como les hubiera gustado. Así lo denuncia Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), que analiza en esta entrevista los aciertos y errores cometidos durante la crisis sanitaria.

El valioso testimonio de Pérez Raya forma parte de 'Lecciones del Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario español ante la crisis)', un documento que Redacción Médica ofrece a sus lectores y a la Administración como herramienta de reflexión profesional ante el futuro. En él, Perez Raya destaca la figura de los profesionales sanitarios y su actuación como el gran acierto de una crisis que, asegura, ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con enfermeras especialistas en críticos.

¿Qué aciertos y qué errores se han cometido durante esta crisis?

Sin duda entre los aciertos durante esta pandemia se encuentra la actuación de los profesionales sanitarios en su conjunto, trabajando en equipo y de modo multidisciplinar, de forma ejemplar, sumando esfuerzos para prestar la mejor atención a todos los pacientes que han necesitado asistencia, en situaciones realmente complejas por la avalancha de pacientes que precisaban atención. Demostrando que la gran fortaleza del Sistema Nacional de Salud (SNS) son sus profesionales sanitarios, con las enfermeras como el colectivo más numeroso.

Asimismo, también ha sido un gran acierto la gestión realizada a nivel de cada centro asistencial, ampliando las posibilidades de atención, creando espacios nuevos asistenciales en tiempo record, generando nuevas salas de urgencias, de hospitalización o de cuidados críticos para dar respuesta a las necesidades asistenciales. Todos los profesionales sanitarios han trabajado por encima de sus posibilidades, quitándose días libres, dedicando horas sin fin para prestar la mejor asistencia posible.


"El Ministerio pidió a los consejos generales de enfermeros y médicos que cancelásemos cualquier acto masivo y a la vez permitió manifestaciones durante 10 días después"


En cuanto a los errores cometidos, son más que numerosos como hemos venido denunciando desde el inicio de la pandemia. Podemos señalar en primer lugar el retraso a la hora de decretar el confinamiento de la población porque ha sido uno de los grandes errores, conociendo la evolución de la pandemia en Italia, se debería haber decretado al menos 15 días antes de la fecha del estado de alarma y esto hubiese supuesto un control de la pandemia mucho mayor.

Tampoco se deberían haber autorizado bajo ningún concepto todos los actos masivos que se celebraron donde se genero una transmisión masiva del virus. El Ministerio pidió a los consejos generales de enfermeros y médicos que cancelásemos cualquier acto masivo y a la vez permitió manifestaciones y concentraciones durante casi diez días después.

Otro de los grandes errores ha sido no realizar test masivos para detectar casos asintomáticos en la población, lo demuestran la evolución de la pandemia en Corea del Sur e Islandia, donde lo hicieron de forma preventiva y precoz y la pandemia ha tenido una expansión mínima comparada con otros países, el tema de los test y pruebas PCR para detectar los casos de forma precoz a día de hoy sigue sin hacerse en nuestro país por falta de material y esto ha sido un grave error.

Y el otro error gravísimo es no haber hecho una previsión de aprovisionamiento de equipos de protección individual, lo que ha supuesto que muchos profesionales han estado expuestos a la infección al no poder protegerse de forma adecuada, lo que ha provocado que seamos el primer país el mundo en número de profesionales sanitarios contagiados, esto es desde luego inadmisible. Y para empeorar aún las cosas no se ha facilitado el test a los profesionales que no pueden cerciorarse de posibles contagios ni siquiera en caso de sobrexposición o síntomas compatibles con Covid-19.

Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse en cuanto a recursos humanos, recursos materiales y gestión?

En cuanto a recursos humanos, lo que hay que realizar es una buena planificación y coordinación entre todos los servicios de salud. Sin duda la pandemia ha ido evolucionando de forma diferente según las comunidades autónomas, y con una buena planificación y coordinación, se puede movilizar recursos de regiones con menor necesidad a otras con mayor necesidad.


"Debemos plantearnos como país que no podemos depender del exterior para disponer de material de protección"


Asimismo, los ratios de enfermera por paciente y enfermera por población en nuestro país están muy por debajo de la media europea, y hay que reflexionar en esto es clave, ya que se demuestra que países con mejores ratios de enfermeras por población tienen posibilidades de tener una mejor prestación sanitaria, por tanto para el futuro debemos pedir que se incrementen los ratios de enfermeras por pacientes, y en cuanto a las especialidades de enfermería avanzar en su desarrollo, está pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de enfermeras especialistas en cuidados críticos.

Respecto a los recursos materiales, esta pandemia nos ha enseñado la importancia de contar con suficientes equipos de protección individual para todos los profesionales sanitarios, seguro que para el futuro habrá aprovisionamiento suficiente de este tipo de material. Debemos plantearnos como país que no podemos depender del exterior para disponer de ello, y garantizar empresas que aprovisionen de una forma fluida y ágil en caso de necesidad.

En lo relacionado con la gestión y organización, yo creo que el fallo ha estado en la macrogestión, es decir en la coordinación y gestión realizada a nivel del Ministerio de Sanidad con las Administraciones Sanitarias de las diferentes comunidades autónomas, en la gestión de centros asistenciales y de las diferentes unidades y servicios no se ha fallado, se ha realizado un trabajo gestor de primer nivel, eso si, con las escasas herramientas que había que como hemos comentado antes han sido deficientes tanto en lo relacionado con recursos materiales como en la escasez de profesionales.

¿Qué podría aportar el Consejo General de Enfermería que no haya aportado en la crisis actual?


"Nuestra experiencia, nuestras competencias y nuestra formación es muy relevante para decidir estrategias y políticas de salud y sin embargo no se nos ha tenido en cuenta"


Lo que es clave es que en las tomas de decisión relacionada con estrategias de salud y en concreto en estrategias para hacer frente a pandemias se tenga un criterio técnico, científico y profesional, y nosotros lo hemos echado en falta en que los grupos para hacer frente a la crisis de Covid-19.

La presencia de enfermeras y enfermeros ha sido mínima, casi anecdótica, una enfermera en el grupo nacional y una sola enfermera en muchos autonómicos, totalmente insuficiente. Las enfermeras y los enfermeros somos grandes expertos en gestión sanitaria, en educación sanitaria y para la salud, a la par que profesionales de primer nivel en la línea asistencial. Nuestra experiencia, nuestras competencias y nuestra formación es muy relevante para decidir estrategias y políticas de salud y sin embargo no se nos ha tenido en cuenta, esto debe cambiar.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.