Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Política Sanitaria > Enfermería

36 enfermeras cooperantes ofrecen asistencia sanitaria en Latinoamérica

Las profesionales están destinadas a Guatemala, Bolivia, Ecuador y Perú para atender sus carencias sociosanitarias

El equipo de enfermeras cooperantes antes de partir a sus destinos.
36 enfermeras cooperantes ofrecen asistencia sanitaria en Latinoamérica
Redacción
Viernes, 27 de mayo de 2016, a las 15:30
Un total de 36 enfermeras españolas del Programa de Voluntariado Internacional (Volin) de ‘Enfermeras para el mundo’ han terminado sus proyectos formativos y están listas para partir a distintos proyectos en Latinoamerica. Durante tres días, las profesionales han adquirido los conocimientos necesarios para saber cómo enfrentarse a las realidades sanitarias de estos países, así como el tipo de carencias (sociosanitarias, en su gran mayoría) encontrarán en estos destinos.

Las enfermeras han conocido las nociones básicas sobre cooperación y educación al desarrollo y se les han enseñado las herramientas fundamentales para realizar sus actividades en terreno. Además, a través de talleres y presentaciones en grupo, las voluntarias han recibido la información necesaria para desarrollar su trabajo en situaciones de extrema pobreza o contextos sociosanitarios que pueden resultar muy impactantes para un profesional acostumbrado a ejercer su trabajo en España.

Los principales países de destino de las enfermeras

Guatemala, Bolivia, Ecuador y -como novedad este año- Perú, serán los países en los que, durante uno o dos meses las voluntarias seleccionadas por la ONG de la Organización Colegial de Enfermería realizarán las actividades de apoyo a los socios locales. Dichas actividades versan desde talleres de salud sexual y reproductiva, promoción de hábitos saludables en el hogar y salud comunitaria, enfermedades de transmisión sexual, cuidados geriátricos o atención nutricional a niños.

Además, este año se han ampliado las plazas de voluntarias en Ecuador, ya que el país esta edición demanda más ayuda como consecuencia del terrible terremoto que ha devastado el país. La ONG colabora con la Asociación Manabí en Portoviejo desde hace más de quince años y está implementando un plan de post emergencia para ayudar a las víctimas del seísmo.

Durante su estancia, las profesionales sanitarias, no pierden el contacto con la ONG ya que realiza un seguimiento de todo el proceso, con apoyo para cualquier contingencia que pueda surgir durante su estancia. “Enfermeras Para el Mundo determina previamente con el socio local las actividades que puedan desempeñar, pero lo que siempre recordamos a las voluntarias es que durante su estancia pueden surgir nuevas necesidades. Las candidatas deben tener una gran capacidad de adaptarse a las nuevos escenarios”, explica Encarna Pinto, directora de Enfermeras Para el Mundo.

Esta formación culmina a su vuelta, en un encuentro de evaluación en el que todas las participantes ponen en común experiencias –tanto personales como profesionales- y analizan cada una de las etapas del programa Volin. Este segundo encuentro es esencial para el programa ya que a través de los comentarios y las experiencias de las voluntarias puede seguir creciendo y mejorando en ediciones posteriores.

36 enfermeras seleccionadas entre más de 300 candidaturas

Las seleccionadas entre más de 300 candidaturas recibidas, esperan con ilusión partir a sus destinos. “Me voy a Guatemala. Para poder ir me he pedido un permiso sin sueldo y las vacaciones. Las enfermeras jóvenes lo tenemos complicado para cuadrar fechas y elegí este destino porque teniendo en cuenta mis fechas disponibles el proyecto de Guatemala fue el que más me gustó” explica Natalia López Artero, una de las diez voluntarias que acudirán a dar apoyo a los proyectos de formación de mujeres en cuidados geriátricos y control del niño sano que realiza la Asociación Manabí, socio local con el que EPM colabora en Guatemala.

Por su parte, Beatriz Tena García, una enfermera sevillana, acude al proyecto que EPM comienza este año por primera vez en Perú y es precisamente eso lo que más motiva a la voluntaria sobre su destino. “Era mi primera opción, me enteré que era la primera vez que EPM colaboraba con este socio local y lo que me gusta es tener la responsabilidad de ser pionera en participar en este proyecto”.

El presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha deseado a las voluntarias “que la experiencia les resulte provechosa y enriquecedora y contribuyan con sus conocimientos a la mejora de las condiciones de vida de personas en el marco de sistemas sanitarios muy alejados del nuestro y donde los servicios sociales no alcanzan a la población más vulnerable”.