La secretaria general de Formación Profesional, Clara Sanz, analiza con Redacción Médica esta nueva cualificación

"Vincular la FP sociosanitaria con la falta de enfermeras es un error"
La secretaria general de Formación Profesional del MEFP, Clara Sanz.


10 feb 2022. 19.00H
SE LEE EN 7 minutos
La cualificación profesional en 'Supervisión de la atención sociosanitaria para la promoción de la autonomía personal' propuesta por el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha generado malestar entre los profesionales de Enfermería, que han denunciado que el ciclo formativo no respeta las competencias profesionales atribuidas y reservadas por Ley a estos sanitarios. La secretaria general de Formación Profesional del departamento dirigido por Pilar Alegría, Clara Sanz, analiza con Redacción Médica esta nueva cualificación que, subraya, “no interfiere en absoluto con las competencias de los y las enfermeras”.

Sanz defiende que “no se pretende ‘usurpar’ acciones vinculadas a los sanitarios” y que, además, vincular la creación de esta formación con la falta estructural de profesionales es un “error”.

¿Cómo comenzó el interés por la creación de esa cualificación profesional?

Las formaciones de Formación Profesional se plantean siempre a partir de una demanda que surge de los sectores y de la sociedad. Esta cualificación nació, por una parte, porque el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una Proposición no de Ley (PNL) solicitando la creación de una formación que tuviera que ver con la supervisión socioasistencial en residencias de mayores. Por otra parte, numerosos responsables de las Consejerías autonómicas con competencias en servicio social demandaron, sobre todo a raíz de la pandemia, una figura en las residencias de mayores que, en ningún caso, tiene carácter sanitario.

Si no es una profesión sanitaria, ¿por qué forma en contenidos como cuidados básicos de Enfermería?

No se trata de hacer actuaciones sanitarias. Hablamos de promover herramientas de coordinación y gestión de la atención sociosanitaria, supervisar recursos organizativos, administrar sistemas de información o supervisar el desempeño del funcionamiento en los cuidados en coordinación con el equipo multidisciplinar.

En su transposición al título, que aún no está publicado, se señala que, en ningún caso, se realizarán actividades asistenciales sanitarias. Solo se van a poder realizar actividades no sanitarias de acuerdo a la gestión.

Esta cualificación no interfiere en absoluto con las competencias de los y las enfermeras. No tiene nada que ver con la supervisión del área de Geriatría, que ha sido una de las grandes ‘denuncias’ de Enfermería. Nuestros mayores no solo requieren de servicios sanitarios, sino de una atención mucho más compleja que implica la complementariedad de profesionales de distintos sectores que confluyen para mejorar la calidad de la atención.


"Si la nueva FP sociosanitaria fuera intrusismo, se hubiera frenado"



¿En algún momento se ha valorado que la creación de una figura así tenga que ver con el abaratamiento de costes de personal sanitario?

En absoluto. Primero, las titulaciones no regulan las profesiones; nosotros damos respuesta a una demanda y hacemos una titulación, pero no regulamos ninguna profesión. Con esta cualificación, ni siquiera se genera la idea de que se vayan a crear unos puestos de trabajo vinculados a este título.

Sencillamente damos una formación para que se supervise, gestione y coordine a los profesionales y a la prestación que se realiza. En absoluto se pretende ‘usurpar’ acciones vinculadas a los sanitarios. En ningún caso se trata de sustituir a figuras profesionales sanitarias, que, además, no se puede porque la profesión está regulada.

Además, una cualificación no es una formación; la cualificación es lo que da lugar a un título de Formación Profesional. Esta cualificación no forma parte de la Familia de Sanidad, sino de la Familia Profesional de Servicios Socioculturales y a la Comunidad, donde trabajan perfiles diferentes sin ningún problema.

Entonces, ¿no se prevé crear una nueva figura?

Esto no va a generar una nueva profesión regulada dentro del ámbito sanitario. Cuando existe una profesión regulada, como es el caso de las enfermeras, es el Ministerio de Sanidad quien asigna competencias. Pero, existen muchos otros perfiles que lo que hacen es coordinar y que pueden trabajar conjuntamente, en el mismo espacio. En el sector sanitario, conviven muchas profesiones y perfiles profesionales. 


"Sanidad emitió su acuerdo con la FP sociosanitaria en agosto"



¿Cuál cree que ha sido entonces el principal problema?

Creo que vinculan la creación de esta formación a un problema, que es la falta estructural de enfermeras, ante el que nosotros no somos competentes porque pertenece al ámbito sanitario. Esta figura no tiene nada que ver y creo que se debe a una mala interpretación.

¿Recibieron alguna objeción por parte de Enfermería en el periodo de consulta pública?

En junio, en el periodo de consulta pública previa para la cualificación profesional en ‘Supervisión de la atención sociosanitaria para la promoción de la autonomía personal’, no hubo una sola aportación por parte de los colectivos. Ni de sindicatos ni organizaciones. Es más, tampoco se recibió ninguna observación en el Consejo General de Formación Profesional.

No obstante, cuando se plantea el título, en la consulta pública previa, sí que se realizaron aportaciones. En concreto, referidas a las figuras que prestan los cuidados en los centros residenciales, cuando en esta formación no se habla de ese tipo de cuidados. Después, añaden el problema de falta estructural de enfermeras en centros sociosanitarios; una cuestión en la que no entramos.


"Este título tiene que salir adelante porque cuando hay claro consenso en el Congreso es porque hay una necesidad real"



¿Se han coordinado en algún momento con el Ministerio de Sanidad para implantación de esta cualificación?

Todas las cualificaciones y títulos se consultan con absolutamente todos los ministerios. En este caso que nos ocupa, la cualificación pasó por el Ministerio de Sanidad y recibimos el informe el pasado 16 de agosto, en el que manifestaba estar completamente de acuerdo. No han planteado ningún problema y un problema de intrusismo profesional es lo primero que se detecta y se frena.

¿Cómo valoran las acciones que han impulsado sindicatos y colegios, que han anunciado que llevarán al Tribunal Supremo el RD por el que se crea esta cualificación?

No tengo nada que decir. Cada uno puede denunciar, desde su libertad, las acciones que considere. Me extraña porque, insisto, no hemos recibido aportaciones en la consulta previa. Sí hicieron aportaciones y observaciones en el periodo de diseño del título, que algunas habrán sido aceptadas y otras rechazas.

Nuestra prioridad es brindar el mejor servicio y atención a los mayores y respetamos profundamente a la profesión enfermera, pero los problemas corporativos que puedan tener respecto a una infradotación no tienen que ver con este Ministerio ni con este perfil.

Por otro lado, me sorprende que se pueda interponer un recurso antes de la publicación del título en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Aún así, este título tiene que salir adelante porque cuando hay claro consenso en el Congreso es porque hay una necesidad real. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.