Florentino Pérez Raya, candidato a revalidar la presidencia de la institución enfermera, analiza su programa electoral

"Quiero seguir modernizando el CGE y fomentando el desarrollo profesional"
Florentino Pérez Raya, presidente en funciones del Consejo General de Enfermería y candidato a revalidar su presidencia.


07 oct 2022. 12.15H
SE LEE EN 10 minutos
Florentino Pérez Raya, actual presidente en funciones del Consejo General de Enfermería (CGE), se presenta como candidato para revalidar su presidencia al frente de la institución que aúna a todos los colegios enfermeros de España. Con la intención de reafirmar las políticas emprendidas durante estos cinco años de mandato, Pérez Raya desgrana en esta entrevista con Redacción Médica las iniciativas que propone para un Consejo con retos tanto organizativos como de desarrollo de la Enfermería en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Se presenta por segunda vez a la presidencia del Consejo General de Enfermería tras una dilatada trayectoria en la representación enfermera, ¿qué le anima a postularse?

Consolidar el proceso de transformación del CGE emprendido durante los últimos cinco años. Desde mi llegada a la presidencia, he mostrado mi compromiso a la defensa de los enfermeros y enfermeras y al impulso a la profesionalización y modernización del Consejo General de Enfermería. El esfuerzo de todos, Comisión Ejecutiva, presidentes de Colegios de toda España y la propia presidencia está dando sus frutos. Es palpable, pero tenemos que mantener esta apuesta por el trabajo en equipo para consolidar al CGE como una organización transparente, participativa, moderna y comprometida. Me presento a la reelección para acabar ese trabajo. Ese es mi objetivo en defensa de la enfermería y de la institución. 

En su programa habla de conseguir una organización colegial fuerte, ¿qué medidas concretas piensa poner en marcha para ello?

El fortalecimiento de la organización ya está en marcha. Sólo se trata de consolidarlo. Hace cinco años senté las bases de lo que queremos acabar de construir. Abrí el proceso de toma de decisiones fundamentales a toda la Organización Colegial. No sólo voz, sino también voto. Para eso hemos creado en estos últimos años nuevas comisiones y grupos de trabajo, multidisciplinares -me refiero dentro de las áreas y ámbitos de la enfermería-, dinámicos y profesionalizados, en los que sus participantes exponen sus distintos puntos de vista y se vota la decisión final según criterios puramente profesionales, en beneficio de los Colegios y sus colegiados, del desarrollo profesional. Queremos seguir impulsando esta línea, esta forma de hacer las cosas porque se está demostrando que funciona, sin personalismos, sin egos, sin posiciones cerradas. 

Propone la modificación de la Ley de Ordenación de las Profesiones y de la Ley del Medicamento, ¿de qué forma piensan ‘armar’ esa estrategia para influir en los foros de decisión?

Poco más de un año nos separa del final de la legislatura política del Gobierno central y esto no es otra cosa que una cuestión de voluntad política. La redacción de la LOPS ha quedado obsoleta, por el devenir de los tiempos y las realidades de atención y asistencia sanitaria, que se demanda tanto en la Atención Primaria de Salud como en la asistencia hospitalaria. Es ya una urgencia que se modifique la definición de la profesión enfermera que aparece en la LOPS para dar más detalle de nuestras funciones y poder adaptarla a las competencias actuales, incluyendo además las reconocidas en Directivas europeas.

Respecto a la Ley del Medicamento también resulta ya anticuada. Creemos que, tras años de trabajo, debate entre profesiones y acuerdos políticos y sociales, las enfermeras debemos aparecer como prescriptoras al mismo nivel que el resto de profesiones prescriptoras como son los médicos, odontólogos y podólogos. Para lograr este cambio estamos en contacto con todos los grupos parlamentarios y vamos a proponer este cambio que, como decía, no requiere más que voluntad política.


"Hace cinco años senté las bases de lo que queremos acabar de construir; abrí el proceso de toma de decisiones fundamentales a toda la Organización Colegial"



Desde su mencionado primer mandato al frente del CGE se han publicado diversas guías enfermeras de indicación, uso y autorización de la dispensación que luego han resultado recurridas por los médicos, ¿qué camino propone continuar en este sentido y de qué forma valora mantener el avance competencial protegiéndolo de posibles recursos como los citados?

Las guías de prescripción enfermera son sólo el desarrollo de una normativa legal que goza de amplio consenso, tanto en la sociedad, como en el ámbito político como entre las distintas profesiones sanitarias. La indicación, uso y autorización de la dispensación representa un avance para el sistema sanitario, descarga a los médicos de muchas rutinas que, de alguna manera, ya recaían en los profesionales de enfermería, pero añade cobertura legal a la profesión. En algunos de los países más avanzados del mundo es una realidad que funciona sin problemas. Entre los médicos de base no ven que represente ningún problema de competencias, trabajan mano a mano con sus compañeras enfermeras. El problema creo que afecta más a unas élites que viven ancladas en el pasado. Y lo que más sorprende es que en la comisión donde se pacta y consensua el contenido de esas guías hay representantes de la OMC. ¿Qué sentido tiene que ahora recurran? Lo más lógico es que el Ministerio siga adelante con este trabajo para desarrollar una normativa que ya lleva muchos años de retraso.

En las últimas semanas hemos conocido iniciativas en favor de la transparencia del CGE como el interventor para el control del gasto o el Observatorio de la Transparencia. Además de estas herramientas clave, ¿tienen pensado articular de algún modo estos mecanismos para que los resultados de esta actividad lleguen a todos los colegiados?

La transparencia es una de nuestras exigencias máximas y como gestores del CGE es nuestra responsabilidad abrir nuestras cuentas a todos. Comenzamos nuestra presidencia con la primera auditoría que se ha hecho en el seno del CGE. Hemos llevado a cabo una transformación de nuestra Web en la que hemos incorporado un apartado específico de transparencia y el propio Consejo de Transparencia ha puntuado de forma muy favorable. Hemos seguido creando la figura del interventor de control de gasto y el observatorio de transparencia por primera vez en la historia del CGE. El objetivo es el de dar visibilidad a la gestión de los recursos y así garantizar su uso óptimo en beneficio de los colegiados y sus colegios provinciales y consejos autonómicos. El proyecto de Resolución para la aprobación final de ambas figuras está incorporado las numerosas propuestas realizadas por los distintos colegios provinciales.

En su programa también habla de un CGE más participativo, ¿cómo lo van a hacer?, ¿demandan a un profesional que esté más implicado con sus colegios y con el Consejo?

El proceso de aprobación de las figuras anteriores es un buen ejemplo del cambio que he impulsado en el seno del CGE. Todos tienen voz y voto. Así lo he entendido siempre como presidente del CGE. Juntos, remando en una misma dirección, haremos un nuevo Consejo más fuerte. Además, he creado numerosas Comisiones y Grupos de trabajo abiertas a aquellos miembros de los Colegios que desean participar, para consensuar decisiones clave que afecten a nuestra profesión. Hasta el momento se han establecido seis Grupos de Trabajo basados en la Enfermería Joven, Estatutos y Normativa Colegial, Especialidades Enfermeras, Investigación, Social-Profesional y Transparencia. Animo a todos aquellos miembros de la Organización Colegial que quieran participar en estos procesos democráticos a hacerlo libremente, con rigor y profesionalidad. Las enfermeras se implican con sus colegios y con el Consejo cuando estos les proporcionan los servicios y ayudas que requieren y cuando ven que defiende, con unidad y sin ambages, a nuestra querida profesión. Colegios y Consejo estamos trabajando juntos en esa línea y lo perciben las 330.000 enfermeras y enfermeros.


"Sin duda abordaremos tanto la vía política como la vía legal para conseguir lo que es de Ley: que todas las enfermeras/os sean Grupo A"



¿Valora implantar cambios estructurales en el organigrama o en el funcionamiento del Consejo?

Los cambios ya se han hecho y están dando sus frutos. Lo único que procede es consolidarlos y seguir este proceso de mejora y profesionalización continua que es el compromiso que asumo y la obligación que estoy dispuesto a cumplir. Los colegios de enfermería y los profesionales nos exigen gestión y apoyo, y estamos volcados en ello.

Lograr la equiparación para que la Enfermería pertenezca a un único nivel A1 es otra de sus reivindicaciones, ¿qué medidas piensan activar en esta segunda legislatura para llegar a este objetivo?

Desde hace cinco años ese ha sido mi gran objetivo. He mantenido decenas de reuniones con todo tipo de representantes de administraciones públicas para explicar nuestro punto de vista en la reivindicación del ascenso administrativo a un único grupo A y reclamar lo que consideramos de justicia. Me puse al frente de la manifestación del 18 de junio por las calles de Madrid para que nuestra voz, la de los miles de enfermeras y enfermeros, se oyera alto y claro por toda España. Ha habido avances claros en la forma de entender nuestra reivindicación, pero aún queda camino por recorrer hasta lograr el objetivo. Hay que seguir trabajando y derribando puertas para que alcanzar el nivel del Grupo A sea una realidad, y sin duda abordaremos tanto la vía política como la vía legal para conseguir lo que es de Ley que todas las enfermeras/os sean Grupo A.

Si resulta ganador el próximo día 21, ¿cuáles serán sus primeros pasos en su revalidada presidencia?

La gestión de la institución está en pleno funcionamiento y no se necesita un cambio de rumbo sino el avanzar en lo ya conseguido. Cambio de rumbo que nada bueno traería. Creo que el camino emprendido para democratizar, profesionalizar, transformar y dotar de transparencia al CGE es el correcto. No me baso en promesas para la reelección. Me baso en realidades. En las medidas que he tomado durante cinco años en esa línea. El criterio que aplica en el modelo de gestión es el puramente profesional, alejado de personalismos, siempre en bien de los colegios y los colegiados. Si logro la confianza necesaria para ser reelegido, con la palanca del trabajo en equipo, porque seguiría abriendo el CGE a todos los presidentes de colegios y colegiados, me centraría en consolidar ese proceso de modernización que puse en marcha, fomentando la investigación y el desarrollo profesional, luchando por las reivindicaciones de las enfermeras y enfermeros, con el objetivo último de dar un servicio de excelencia a la sociedad española y de posicionar a las enfermeras y enfermeros de nuestro país a la vanguardia mundial, alcanzando el máximo desarrollo de la profesión en diferentes ámbitos, priorizando el desarrollo competencial.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.