Es el tercer sector con mayor caída de los costes salariales en el segundo trimestre del año, marcado por la inflación

Los sueldos en la sanidad española sufren su mayor recorte en 4 años
Una pareja de médicos.


12 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
Los profesionales sanitarios han protagonizado una nueva pérdida de su poder adquisitivo en el segundo trimestre del año. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) han revelado que el coste salarial por cada hora efectiva de trabajo efectiva ha caído un 0,7 por ciento entre los meses de abril y junio, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Es el mayor recorte que se ha registrado en los últimos cuatro años.

El informe del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) ha revelado que el desembolso para cubrir los sueldos en las actividades sanitarias y de los servicios sociales ha roto su tendencia al alza, después de encadenar medio año con ligeras subidas interanuales. No se observaba una caída tan fuerte desde el segundo trimestre de 2018 cuando este indicador llegó a perder hasta un 4,1 por ciento. 

La nueva actualización ha colocado a los sanitarios muy por detrás de la media general de todos los sectores que sí que ha protagonizado un incremento de los costes salariales del 2,6 por ciento entre abril y junio. La sanidad es la tercera por la cola en esta clasificación, solo por detrás de los trabajadores de las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento que han protagonizado una pérdida del 4,2 por ciento en sus remuneraciones y del área financiera y de seguros que se ha desplomado un 3,7 por ciento.

La inflación agudiza la pérdida de poder adquisitivo


A esta realidad hay que sumar el efecto protagonizado por la inflación que todavía acrecienta más la pérdida de capacidad de compra. En el mismo trimestre del año el Índice de Precios al Consumo (IPC) llegó a incrementarse hasta un 11,1 por ciento en un contexto marcado por la crisis económica derivada de la invasión de Rusia. Mientras los sanitarios veían mermadas sus remuneraciones, el coste de la vida no ha parado de crecer.

La situación de la sanidad choca con los buenos resultados de otros sectores que sí que han logrado compensar con algo más de fuerza la subida de los precios. El suministro de agua, saneamiento, gestión de residuos y descontaminación lidera los datos del segundo trimestre del año con un incremento de los costes salariales del 13,9 por ciento, la única que ha mejorado la marca del IPC. Algo más rezagados aparecen otros rubros como la hostelería (7 por ciento), el área de energía, gas, vapor y aire acondicionado (6,5 por ciento) o el comercio al por mayor y por menos (5,1 por ciento).

A pesar de esta caída, los costes laborales generales de la sanidad y los servicios sociales han cerrado el ecuador del año con un valor neutro. El retroceso en los salarios se ha visto equilibrado por otras categorías. Si se descuenta de la ecuación las pagas extraordinarias o el abono de los atrasos, el desembolso sí que es de un 1,3 por ciento más que hace un año
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.