La medida ha obtenido la negativa de un amplio número de diputados que critican su tramitación "urgente"

La ley para limitar el empleo temporal del SNS al 8% se salva por un voto


21 jul 2021. 16.30H
SE LEE EN 3 minutos
El plan de choque para reducir la temporalidad al 8 por ciento en el emplo público echaba este miércoles a andar con la aprobación parlamentaria del Congreso de los Diputados. La reforma, contemplada en el Real Decreto-ley 14/2021, de 6 de julio, conseguía los apoyos de los miembros de la Cámara necesarios para su puesta en marcha aunque de forma muy ajustada. En concreto, ha obtenido 170 votos a favor, 169 en contra y ocho abstenciones, por lo que ha sido un único voto el que ha decantado la balanza. 

Su debate, no obstante, ha cosechado un gran número de críticas por parte de los grupos parlamentarios, en contra de su "tramitación urgente" y "falta de garantías" de empleo. A pesar del apoyo, eran muchos los diputados que consideran que la medida no ayudará a acabar con la temporalidad. En este sentido, Bildu, que ha votado en contra del decreto de interinos y afeaba al Ministerio de Función Pública no  haber dialogado para alcanzar un acuerdo con las fuerzas progresistas. 

Su portavoz, Mertxe Aizpurua, aseguraba que no se ha tenido en cuenta la realidad y necesidades de las autonomías, concretamente en su caso de las administraciones vascas y asegura que se ha aprobado "sin contar con nadie". " Así no se hacen las cosas. Así no se logran buenos consensos. Este Estado es también plurisindical. Esto se les olvida a menudo", ha criticado. Vox iba más allá al señalar la precariedad en el sector sanitario como un probvlema estructural que afecta a más del 42 por ciento del personal.

Proceso "farragoso" de OPE sin resolver 


El grupo Popular pedía también una mayor concreción del decreto y de las medidas contempladas, como por ejemplo la "nota que se exigirá a los trabajadores temporales" para poder superar una convocaroria. La formación también ve unaposible incompatibilidad entre la indemnización que se dará a aquellos que no superen las pruebas y la incorporación a la bolsa de trabajo, al tiempo que pide un análisis del número de puestos y plazas del sector público. 
La propia ministra, María Jesús Montero, reconocía en su defensa que, aunque mejora la figura del interino y aporta más garantías judiciales, "la solución a este problema no satisface a todos los afectados, que lógicamente aspiran a una plaza". 

"El origen de este decreto ley es para buscar una solución eficaz en el tiempo para solucionar la temporalidad en los empleos públicos", aseguraba Montero, que reconoce la necesidad de cierta temporalidad en sectores como el sanitario, ya que debe estar disponible las "24 horas, los 7 días de la semana y los 365 días al año".  

Aunque aplauden que las autonomías puedan ofrecer pruebas a interinos no eliminatorias, los diputados de ERC critican la actuación del Gobierno en cuanto a la tasa de resposición, cuya no autorización, según Montero "conllevó que no se puedieran sacar OPE de forma reglada y que se incoporaran las plazas que en ese momento estuvieran ocupando por interinidad". 

Otro de los problemas al que pretende dar solución la reforma es al "proceso burocrático y farragoso de las OPE pendientes de resolver". "Hay un volumen muy importante de convocatorias todavía en fase de tramitación o sin resolver la adjucicaicon de plazas convocadas", ha asumido Montero. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.