Antonio Montero, de IFSES, explica cómo la pandemia ha repercutido en la formación de los aspirantes

EIR y OPE: "La falta de reconocimiento no es un sentimiento actual"
Antonio Fernando Montero.


12 feb 2021. 11.00H
SE LEE EN 7 minutos
Antonio Fernando Montero es voz autorizada dentro de IFSES, academia de preparación EIR y OPE de enfermería, en la que forma parte del cuerpo docente. Desde que iniciara sus estudios de enfermería en la Fundación Jiménez Díaz, su trayectoria y experiencia profesional se ha sembrado en las áreas de urgencias, UVI, reanimación, cirugía cardiaca y atención primaria en el Hospital Severo Ochoa de Leganés y Gregorio Marañón de Madrid.

Este último año, el Covid-19 no solo ha influido en el trabajo asistencial de los profesionales en los centros sanitarios, sino que también ha repercutido en la manera en la que los futuros aspirantes afrontan la formación de los cursos de preparación como residentes u opositores. El facultativo explica a Redacción Médica en qué situación se encuentra la profesión y cómo se están preparando los aspirantes OPE y EIR 2021. 

Dentro del colectivo de enfermería, ¿cuáles cree que son los fundamentos clave para que siga ahondando esa idea de falta de reconocimiento profesional en tiempos de pandemia por Covid19?

La falta de reconocimiento profesional en enfermería no es un sentimiento actual por la aparición del Covid. La pandemia ha dejado a descubierto muchas carencias de nuestro sistema sanitario. Incluido esta falta de reconocimiento, por supuesto. Hace mucho tiempo que no se valora realmente lo importante que es que los ciudadanos tengan garantizadas las coberturas sanitarias cuando las necesitan. Al colectivo de enfermería siempre se le ha exigido su dedicación y obligación de dar cuidados a los ciudadanos, pero nunca se ha tenido en cuenta el esfuerzo que supone administrar con calidad esos cuidados.

"Nunca hemos tenido el reconocimiento social que tienen otros profesionales sanitarios"



Actualmente sucede lo mismo. Nunca hemos tenido el reconocimiento social que tienen otros profesionales sanitarios. Uno de los fundamentos principales de este sentimiento es, a modo de ejemplo, cuando aparece una noticia sanitaria en los medios de comunicación. La mayor parte de las ocasiones solo se menciona a un tipo de profesional sanitario: el médico. De este modo se da por sentado que ahí van incluidos los demás. Se debería especificar que la sanidad no depende de un solo grupo de profesionales, sino de varios, incluidos enfermeras y enfermeros. Otro de los factores a remarcar es la reducida remuneración económica. En España los profesionales sanitarios en general están mal pagados teniendo en cuenta el nivel de conocimientos, estudios, esfuerzo, dedicación y responsabilidad que conlleva la asistencia sanitaria. Históricamente en el pasado las enfermeras y enfermeros tampoco hemos sabido reivindicar y defender de una manera apropiada el lugar que tenemos que ocupar en la sociedad.

A nivel estructural, ¿tan latente es la falta de enfermeras en los hospitales españoles?

Creo que sí. Pero no es un problema actual, sino de hace muchos años. Desde el punto de vista de la gestión solo se ha tenido en cuenta el número de profesionales de enfermería necesarios según el número de pacientes ingresados. Sin embargo, nunca se ha valorado si son suficientes para la carga de trabajo, ya que cada paciente requiere cubrir unas necesidades muy diferentes en cada caso.

Incertidumbre o esperanza, ¿qué predomina en el sector formativo ante la previsión de convocatorias de exámenes OPE 2021?

Yo creo que siempre debe prevalecer un sentimiento de esperanza. La publicación de las convocatorias de la Oferta Pública de Empleo es una nueva oportunidad de conseguir una estabilidad laboral en el futuro, así como una expectativa de que todo vuelva a la normalidad o nueva normalidad dentro de poco tiempo.

A finales de año conocíamos la fecha oficial de convocatoria del examen EIR para el próximo 27 de marzo. Para los futuros aspirantes supondría una lotería anticipada, ¿no es así?

Más que una lotería creo que más bien un anhelo de esperanza, que como decía anteriormente, siempre debe predominar. Esa convocatoria era un deseo que por suerte se terminó convirtiendo en realidad, a pesar de la poca información que nos daba el Ministerio de Sanidad. Hemos vivido momentos de mucha incertidumbre sobre el examen de este año, pero finalmente ha prosperado.
También sirve como un factor revulsivo para seguir la preparación del estudio EIR al tener una fecha segura de examen.


"El Covid provocó una cierta merma en el interés que anteriormente ya había florecido"


Desde IFSES, ¿observáis mayor interés y demanda de información relativa a los cursos de preparación o el alumno es más indeciso ante esta situación de pandemia?

Al principio y mitad del año pasado, cuando el tema del Covid estaba en auge, el agobio, el estrés y la carga de trabajo continuada de los enfermeros y enfermeras en sus centros sanitarios provocó una cierta merma en el interés que anteriormente ya había florecido. La motivación por preparar algún tipo de oposición se veía truncada y relegada a un segundo plano. No obstante, ahora parece que hay una pequeña remontada y vuelven a repuntar las solicitudes de información sobre los cursos de preparación OPE. Sobre todo, motivado como comentábamos por el anunciamiento de la fecha del examen del EIR 2021 y por el compromiso de publicación de la Oferta Pública de Empleo.

¿Cuáles son las dudas más comunes entre los alumnos de IFSES a la hora de decidirse a iniciar un programa de preparación?

Las cuestiones que más suelen plantear los alumnos y alumnas es la dinámica que seguimos en la preparación del curso. Con ello me refiero al tiempo que dura el programa académico, el tipo de clases, el formato del temario y el profesorado que lo compone. No obstante, muchos de ellos ya nos conocen a través de antiguos alumnos. Otra duda que nos transmiten con frecuencia y que les supone cierto temor es la idea de no disponer de tiempo suficiente para preparar con garantías el curso al que se inscriben al tener que combinarlo con el trabajo. Hay que tener presente el contexto en el que nos encontramos, donde la pandemia sigue presente y la presión asistencial de los centros sanitarios sigue siendo elevada. Desde la academia IFSES les guiamos en ese camino, procurando adaptarnos a cada alumnos en base a sus circunstancias personales.

¿Qué medidas habéis adoptado en IFSES para que el servicio que se ofrece al alumnado no se haya visto mermado?

Ante la imposibilidad de reunión a causa de la pandemia hemos tenido que transformar las clases presenciales en clases streaming. Para mejorar la comunicación, IFSES ha invertido en recursos informáticos y telemáticos que aseguren un nexo de unión de calidad con los alumnos y alumnas. Los profesores hemos intentado mejorar la accesibilidad a la información que necesiten para su preparación. Sabemos que las clases presenciales son insustituibles, pero ante la situación que nos ha tocado vivir creo que es importante innovar y mejorar lo que podamos para seguir apostando por esa calidad de enseñanza y conocimientos que nos caracteriza.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.