18 abr 2019 | Actualizado: 20:30

"La sensación de muchos opositores del PIR fue de indefensión absoluta"

Profesores de la Academia APIR lamentan que el examen tuviese preguntas poco relacionadas con la labor de un psicólogo

Momento antes de empezar las pruebas, celebradas el pasado 2 de febrero.
"La sensación de muchos opositores del PIR fue de indefensión absoluta"
jue 14 febrero 2019. 09.20H
"La sensación de muchos opositores fue de una indefensión absoluta”, dice Beatriz Torres, psicóloga clínica vía PIR y profesora de Psicología Clínica en la Academia APIR. Este examen, junto al resto de pruebas de acceso a la formación sanitaria especializada se celebraron el pasado sábado 2 de febrero y este año ha recibido cíticas por la dificultad y las erratas en la plantillla de las preguntas. También sobre el temario preguntado en la prueba. 

Vídeo comentario del examen PIR 2019. 

En el caso del PIR, “no fue un examen PIR habitual”, asegura Torres, que añade que “los opositores PIR están acostumbrados a enfrentarse a la mayor ratio de plazas por aspirante de la formación sanitaria especializada (1/29, en la presente convocatoria), y a la incertidumbre de un temario abierto, pero lo sucedido este año, supera con mucho la capacidad de asimilación de muchos aspirantes”.

El director de APIR, Kazuhiro Tajima, señala que, al “caos derivado de los problemas con las plantillas de respuesta, se le añadió la angustia de los opositores al apreciar que los contenidos del examen PIR en la presente convocatoria han sido menos representativos del área de conocimiento de Psicología de lo que viene siendo habitual”.

En palabras de Pablo Rodríguez, también psicólogo clínico vía PIR y profesor de Psicología Clínica en APIR, “este año ha habido un notable aumento de preguntas muy vinculadas a conocimientos biomédicos, que no son de manejo habitual en la práctica de un residente de Psicología Clínica”.

Distribución de las preguntas por asignatura en el examen PIR, según datos de APIR. 


Tal es el caso de preguntas como la utilidad del test de carga de agua en la enuresis, la enzima implicada en el mecanismo de acción de los fármacos interdictores en el tratamiento el alcoholismo, o el manejo farmacológico con una gestante consumidora de heroína. “Ese tipo de preguntas tienen muy poca relevancia en la valoración de los conocimientos necesarios para un aspirante PIR”, explica el profesor.

Y es que este año, los contenidos de algunas de las preguntas del examen PIR, algunas de las más controvertidas, no han sido extraídos de manuales de referencia a nivel universitario, sino de artículos de investigación o de documentos de los Colegios Oficiales de Psicología. “Eso ha sucedido con una pregunta sobre el programa Conectoma Humano y con otra pregunta relacionada con los contenidos del nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos”, explica Beatriz Torres.

En palabras de la profesora, “es paradójico que un examen de acceso a formación sanitaria especializada, orientado a unos profesionales encargados de la atención a la salud mental de la población, tenga tan poco en cuenta la salud mental de los propios aspirantes. La sensación de muchos opositores fue de una indefensión absoluta”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.