28 de abril de 2017 | Actualizado: Viernes a las 12:00
Especialidades > Dermatología

No hay evidencia de que las vitaminas frenen la alopecia femenina

Las causas más frecuentes son de tipo reversible o no cicatricial

Si lo indica el especialista, pueden ser un complemento al tratamiento médico.
No hay evidencia de que las vitaminas frenen la alopecia femenina
Redacción
Jueves, 12 de enero de 2017, a las 17:20
Las causas más frecuentes de alopecia femenina son de tipo reversible o no cicatricial, como las caídas estacionales, la calvicie común o alopecia androgenética y la alopecia areata. La alopecia androgenética afecta, aproximadamente, a un 40 por ciento de las mujeres con más de 50 años, un dato similar al de los hombres. Para ello hay tratamientos tópicos (que se aplican directamente en la zona), como el minoxidil, o tratamientos sistémicos, como el finasteride, dutasteride, etc.  Además, hay otros que ayudan a mejorar el aspecto del pelo, como el plasma rico en plaquetas o la mesoterapia, siempre y cuando se usen asociados al tratamiento médico correcto, según detalla Claudia Bernárdez, dermatóloga responsable de la Unidad de Tricología del Hospital Universitario HM Puerta del Sur.

En cuanto a la caída del pelo estacional, como ocurre en otoño, la especialista explica que se debe a las agresiones que ha sufrido el cabello en verano y a una serie de mecanismos que se desencadenan. “Se podría prevenir esta caída otoñal cuidando el pelo durante los meses estivales, evitando los rayos del sol. De todas formas no hay que alarmarse ya que al cabo de unas semanas dejará de caerse, pero hay que centrar los esfuerzos en que el pelo que sustituye al caído crezca rápido y sano. Para ello tenemos cosmecéuticos y tratamientos tópicos como el minoxidil, pero siempre tienen que ser recomendados por un experto”, detalla Bernárdez.

Respecto a si es recomendable tomar suplementos vitamínicos, la especialista asegura que “las personas que siguen una dieta sana y variada no suele necesitar complementos vitamínicos, porque no se ha demostrado científicamente que mejoren la alopecia”. No obstante, matiza que pueden ser necesarios en pacientes con déficits nutricionales, como aquellos que estén haciendo una dieta hipocalórica o que sufran anorexia, por ejemplo. Pero reitera que el consumo aislado de suplementos vitamínicos no va a ser de ayuda, aunque puede ser un complemento útil al tratamiento médico siempre y cuando esté indicado por el especialista.