Demuestran que es más eficaz para pacientes con carcinoma cutáneo de células escamosas (CCE) de cuello y cabeza

La ecografía 'gana' al examen para hallar metástasis en ganglios linfáticos


10 ene 2022. 16.20H
SE LEE EN 3 minutos
Los pacientes con carcinoma cutáneo de células escamosas (CCE) de cabeza y cuello son susceptibles de desarrollar metástasis en los ganglios linfáticos y, por ello, en la práctica clínica se realiza un estudio adicional de los ganglios linfáticos regionales. Estos se suelen hacer a través de dos métodos, ecografías y exámenes clínicos. Sin embargo, un reciente estudio ha desvelado que el mejor método para detectar la metástasis es la ecografía.

La ecografía basal fue más sensible que el examen clínico para la detección de metástasis en los ganglios linfáticos. En el contexto de un resultado negativo en el examen clínico inicial, la ecografía tuvo una alta sensibilidad para detectar metástasis ganglionares”, reivindica los autores del estudio publicado en Jama Dermatology.

Unas afirmaciones que se sustentan en los resultados de un estudio de diagnóstico de 233 pacientes con 246 tumores CCE cutáneos de alto riesgo de cabeza y cuello. Todos los sujetos era procedentes del Erasmus Medical Center Cancer Institute, un hospital terciario de referencia para pacientes con cáncer de piel en Rotterdam (Países Bajos).

Durante más de dos años, los investigadores calcularon la sensibilidad, la especificidad, el valor predictivo positivo (VPP) y el valor predictivo negativo (VPN). “Se utilizaron como estándares de referencia biopsia citológica por aspiración con aguja fina y 6 meses de seguimiento por paciente”, detallan los científicos.

¿Cuánto mayor es la eficacia de la ecografía frente al examen clínico en CCE?


Según apuntan los resultados, de entre los 233 pacientes con 246 tumores de CCE cutáneos de alto riesgo de cabeza y cuello, 20 metástasis se confirmaron citológicamente al inicio del estudio y 2 se detectaron durante los 6 meses de seguimiento, lo que arrojó una tasa de metástasis del 9 por ciento.

Una detección en la que la sensibilidad del examen clínico fue del 50 por ciento y la especificidad fue del 96 por ciento. Mientras que el VPP y el VPN fueron del 55 por ciento y del 95 por ciento, respectivamente. Unos datos positivos, pero muy lejanos a los registrados por la ecografía. Con este método se obtuvo una sensibilidad del 91 por ciento y una especificidad del 78 por ciento, con un VPP del 29 por ciento y un VPN del 99 por ciento.

¿Cuántas metástasis detectó la ecografía?


Además, en el grupo de pacientes con resultados negativos en el examen clínico basal, 9 de las 11 metástasis se detectaron mediante ecografía. Estas registraron una sensibilidad del 82 por ciento, una especificidad del 79 por ciento, un VPP del 17 por ciento y un VPN del 99 por ciento.

Unos datos que llevan a afirmar a los investigadores que la ecografía tiene una mayor sensibilidad para detectar metástasis ganglionares. Sin embargo, al mismo tiempo advierten que esta sensibilidad debe evaluarse frente a la alta tasa de hallazgos falsos positivos.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.