22 de junio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 15:40
Especialidades > Dermatología

Intrusismo en Dermatología: tricólogos y bioquímicos dicen "cuentos chinos"

Vañó es uno de los organizadores del V Curso de Tricología del Ramón y Cajal

Los organizadores del V Curso de Tricología. Vañó es el cuarto por la derecha.
Intrusismo en Dermatología: tricólogos y bioquímicos dicen "cuentos chinos"
Marcos Domínguez
Viernes, 03 de febrero de 2017, a las 12:00
En el tratamiento de la alopecia hay “muchísimo intrusismo, y muy grave”, según ha explicado a Redacción Médica Sergio Vañó, dermatólogo del Ramón y Cajal y uno de los organizadores de la V edición del Curso de Tricología  que tiene lugar este viernes.

“Por ley, en España, el especialista médico que valora y evalúa los problemas capilares y de alopecia es el dermatólogo”. Por eso, “lo que dice el tricólogo y el bioquímico son cuentos chinos: el dermatólogo es el experto”, ha sentenciado Vañó sobre las clínicas no conducidas por dermatólogos. “Tienes diez años de formación para afrontar un problema capilar frente a estas personas que son comerciales, no médicos ni sanitarios”.

El dermatólogo se ha encontrado con “trasplantes capilares mal hechos, pacientes que han seguido durante diez años un tratamiento que no le sirve para nada, una chica joven que viene prácticamente sin pelo y deprimida… Hay casos para dar y tomar”.

Vañó lo compara con otras especialidades y recuerda que la alopecia no es solo un problema estético: “Si tienes diabetes no te vas a un comercial de una clínica”. Los problemas capilares “hay que abordarlos como un problema médico y no cosmético: tomar vitaminas no sirve para nada”.

Tratamientos en fase experimental

En el curso de Tricología se han presentado avances en diferentes tipos de alopecia. Desde el uso de fármacos anti-JAK como ruxolitinib y tofacitinib en alopecia areata, así como pulsos de dexametasona, “algo que hemos publicado desde nuestra unidad en el Ramón y Cajal”, hasta el láser de baja potencia –que ya se encuentra en fase de ensayo clínico– y las células madre, tratamiento en fase experimental todavía.

Vañó considera que el tratamiento de los problemas capilares ha avanzado mucho en los últimos diez años, en tipo y número de terapias. “Antiguamente, solo había uno o dos tratamientos”. Algunos de ellos, plenamente consolidados como el trasplante capilar, “una herramienta terapéutica que está totalmente desarrollado y con un resultado cosmético muy bueno”. Eso sí, recuerda el dermatólogo, “siempre que se deje en buenas manos”.