Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Especialidades > Dermatología

Dile al dermatólogo qué te preocupa de tu piel y te dirá qué edad tienes

Los principales motivos estéticos por los que consultan los pacientes dermatológicos varían con los años

Elia Roó, coordinadora del Gedet; Pedro Jaén, presidente de la AEDV; el consejero Jesús Vázquez; Hugo Vázquez, presidente de la Sección de Galicia; y Luis Verde, gerente del CHUS.
Dile al dermatólogo qué te preocupa de tu piel y te dirá qué edad tienes
Redacción
Viernes, 25 de noviembre de 2016, a las 13:40
Alrededor de 600 especialistas en Santiago de Compostela asisten a la XXVIII Reunión del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica (Gedet) de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que se está celebrando en Santiago de Compostela. El dermatólogo Agustín Viera, miembro de la AEDV, ha detallado que las principales preocupaciones estéticas de los pacientes dermatológicos varían con la edad: entre los 25 y los 35 años, asegura que la apariencia cansada, piel deshidratada y ojeras son las causas fundamentales por las que acuden al especialista; más adelante, de los 35 a los 45, las pequeñas arrugas son las protagonistas de la consulta; mientras que en la franja de los 45 a los 60 años, lo que preocupa es la pérdida de firmeza facial o la flacidez en el cuello.

El especialista ha señalado que el manchado irregular de la piel facial es uno de los principales motivos de consulta dermatológica en general, ya que genera un importante impacto en la calidad de vida de quien lo sufre. No obstante, en este último año se han demostrado nuevas causas responsables de la activación anómala de su célula responsable: el melanocito. Esto ha permitido incorporar nuevos medicamentos, como el ácido tranexámico, que permiten un abordaje revolucionario para casos de irregularidad pigmentaria persistente.

Según Viera, son muchas las novedades que se han presentado en los últimos años en lo que a Dermatología Estética se refiere, ya que esta especialidad “cuenta con técnicas y tecnologías en continua evolución”. Además, es un área totalmente personalizada y en continua demanda, puesto que “el dermatólogo analiza la salud y la estética de la piel facial considerando el estado de su capa córnea, el ciclo madurativo del queratinocito, el comportamiento del melanocito, el estado de la dermis, la actividad sebácea y la presencia de inflamación clínica o subclínica”.

La Dermatología Estética valora el envejecimiento facial de forma tridimensional, tratando no solo la piel facial, sino también las arrugas dinámicas y estáticas, los surcos faciales, los cambios de volúmenes y la flacidez. Además, ha insistido en que el dermatólogo es el médico especialista del envejecimiento facial tridimensional.

Viera también ha especificado que los dermatólogos cuentan, a partir de este año, con un nuevo producto, el ácido deoxicólico, “que infiltrándolo, nos permite reducir la grasa submentoniana (papada), de forma no invasiva”. Además, “siendo el cuello una de las principales preocupaciones estéticas de la población que nos consulta, esta técnica nos permite un abordaje integral del mismo, incorporándolo a nuestras técnicas de tensado y mejora de piel”, ha especificado.

Así, la Dermatología Estética aporta soluciones técnicas y tecnológicas para el remodelado corporal: láseres específicos, criolipólisis y ultrasonidos focalizados junto a técnicas para la mejora de la celulitis y la flacidez para pieles grasas. Asimismo, ha citado un estudio que demuestra, por primera vez, cómo la carboxiterapia (CO2 infiltrado) reduce de una forma eficaz los acúmulos grasos localizados.

En este sentido, todo apunta a que la Dermatología médico-quirúrgica en general, y la Dermatología Estética como subespecialidad, continuarán creciendo de forma progresiva y acentuada en los próximos años. De esta forma, los aspectos del dermatólogo que más valora la población son su conocimiento científico de la piel, el concepto de salud, el desarrollo tecnológico de la especialidad y la incorporación de técnicas mínimamente invasivas desde el criterio de la búsqueda de naturalidad y equilibrio estético.