Redacción Médica
20 de agosto de 2018 | Actualizado: Lunes a las 14:40
Especialidades > Dermatología

Dermatología descarta que la tinta de los tatuajes provoque cáncer de piel

Los dermatólogos consideran también que los efectos de los tatuajes de color en la salud son todavía una "incógnita"

Según los especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).
Dermatología descarta que la tinta de los tatuajes provoque cáncer de piel
Redacción
Lunes, 22 de enero de 2018, a las 18:00
La tinta negra de los tatuajes no es en ningún caso la que provoca el cáncer de piel, ganglios linfáticos o cualquier otro de tipo visceral. Donís Muñoz, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), lo confirma a Efe en una entrevista.

No hay ningún solo caso en la literatura médica que pueda establecer una relación directa entre la tinta negra y el cáncer de los ganglios linfáticos o de otro tipo”, asegura. Sin embargo, Muñoz guarda sus reservas sobre el efecto de la tinta de color, a cuyas consecuencias para la salud denomina una “incógnita razonable”.

Los tatuajes no solo despiertan un interés estético general, también estimulan la imaginación social, responsable de la propagación de múltiples leyendas urbanas y mitos sobre su efecto sobre la salud de la piel. Desde AEDV han hecho un llamamiento a la calma y repasado la evidencia científica que, hasta el momento, existe sobre este arte milenario.

Infecciones bacterianas y alergias

“Hasta el momento no existen evidencias de que la presencia de estos pigmentos en los ganglios linfáticos ocasione algún tipo de patología importante, a pesar de que la presencia de tinta en los ganglios linfáticos regionales es una constante en las personas tatuadas”, recuerda el dermatólogo.

Además, según argumenta, “si la hipótesis de que la tinta de los tatuajes afecta al sistema inmunológico fuera cierta, en algún momento en estos últimos 4.000 años nos hubiéramos dado cuenta”.

Los dermatólogos sí que advierten que en alrededor del 5 por ciento de las personas tatuadas se pueden producir infecciones bacterianas, alergias agudas o hipersensibilidad retardada (especialmente en entornos poco higiénicos).

La tinta roja, la más dañina

Las reacciones inflamatorias pueden surgir desde pocos días después de realizar el tatuaje hasta incluso diez años después debido a la interacción continuada de la tinta con los fluidos corporales y/o la exposición al sol. Además, el color rojo es el pigmento que más reacciones inflamatorias genera y es el responsable de un 80 por ciento de las reacciones adversas presentes en los tatuajes.

Las estadísticas muestran que cerca del 12 por ciento de los europeos llevan tatuajes (incluyendo adolescentes), según datos del informe Seguridad de los Tatuajes y maquillaje permanente (2016), publicado por la Comisión Europea.