El estudio afirma que muchos pacientes empeoraron tras los tratamientos, sospechando la existencia de alergia cutánea

Asocian los cosméticos con dermatitis por contacto en pacientes con rosácea
Algunos cosméticos y fármacos pueden llegar a generar dermatitis.


21 abr 2022. 12.15H
SE LEE EN 4 minutos
Un estudio de cohortes retrospectivo ha revelado que el uso de cosméticos faciales, como geles y desmaquillantes, cremas hidratantes con fragancias y conservantes, así como fármacos tópicos, está ligado con una elevada incidencia de dermatitis alérgica por contacto en pacientes con rosácea. Debido a ello, los investigadores del estudio recomiendan la realización de pruebas epicutáneas en aquellos que presentan empeoramiento de sus lesiones tras aplicarse este tipo de productos.

El artículo, publicado en Actas Dermo-Sifiliográficas, enfatiza que los fármacos tópicos empleados para el tratamiento de rosácea también pueden empeorarla, por lo que se recomienda incluirlos como potenciales alérgenos en la exploración diagnóstica. La rosácea consiste en una afeción de la piel sensible e irritable, y que puede llegar a ser susceptible en distintos productos cosméticos o tópicos que se usan para calmar esta sensación o el flushing o enrojecimiento. En el estudio se afirma que se han encontrado muchos pacientes que han incluso empeorado tas usar fármacos recomendados, generando la sospecha de que existe una alergia cutánea detrás de los productos que se emplean.

El objetivo principal del estudio dermatológico ha sido analizar la sensibilidad alérgica de contacto en los pacientes con rosácea de su medio y para llevarlo a cabo se usó información de los pacientes parcheados en la Consulta de Alergia Cutánea del Servicio del Hospital General de Valencia entre mayo de 1991 y mayo de 2019. A lo largo de este periodo se llegó a diagnosticar hasta 200 pacientes con rosácea81 por ciento de sexo femenino y 19 por ciento de sexo masculino, con una edad media de 44,7 años. Todos fueron tratados con base en la serie estándar española de pruebas alérgicas de contacto recomendada por el Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea.


Los cosméticos, principal fuente de sensibilización


Los parches positivos que aparecieron de forma más frecuente fueron el níquel (26 por ciento), cloruro de cobalto (6,5 por ciento), isotiazolinonas (6 por ciento), parafenilendiamina (PPDA; 5,5 por ciento), mezcla de perfumes II (5 por ciento) y tiomersal (3,5 por ciento). Por otra parte, el grupo de sustancias detectadas con mayor frecuencia fue el de los metales con una relevancia presente en 12,6 por ciento, seguido de los fármacos con una relevancia presente en 25,8 por ciento. Los siguientes grupos de sustancias más frecuentemente positivas fueron los conservantes y las fragancias, con una relevancia presente en 70,8 por ciento y 43,7 por ciento, respectivamente.

Así pues, el estudio acaba determinando que la fuente de sensibilización más frecuente fueron los cosméticos en 76,6 por ciento de los casos con dermatitis, donde destacaron cremas hidratantes, perfumes, tintes capilares y lacas ungueales, seguidos de fármacos tópicos en 23,3 por ciento, con mayor prevalencia de corticoesteroides y antifúngicos tópicos.

Próximo paso: Comparar con un grupo control de población sana


Pese a estos datos revelados, el estudio considera que las limitaciones de la investigación radican en que al ser retrospectivo se pierden datos y en que no se dispuso de un grupo de control, porque habría sido interesante tener información de otra población para hacer comparaciones directas.

Poder realizar comparaciones con un grupo control de población sana o de población con otro tipo de dermatosis permitiría sacar conclusiones mucho más reveladoras. Por otra parte, los investigadores apuestan por adaptar este método de pruebas en la práctica clínica real, con pacientes con rosácea que no mejoran con el tratamiento pautado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.