Investigadores españoles demuestran en un estudio que el riesgo de efectos adversos sistémicos es bajo

El minoxidil oral a dosis bajas es seguro para tratar la alopecia
Sergio Vañó, líder del estudio.


08 mar 2021. 16.25H
SE LEE EN 2 minutos
Un estudio internacional, liderado por Sergio Vañó, junto a otros investigadores de la Universidad de Alcalá (Pedro Jaén y José Luis Zamorano), ha confirmado que el uso de minoxidil oral a dosis bajas (0,25-5 mg al día) presenta un buen perfil de seguridad, con un riesgo de efectos adversos sistémicos bajo.

El trabajo, que incluyó 1.404 pacientes, describe que tan solo el 1,7 por ciento de los pacientes requirió suspender la terapia debido a efectos adversos. El efecto adverso más frecuente fue la hipertricosis (15,1 por ciento). Los efectos adversos sistémicos incluyeron mareo (1,7 por ciento), retención de líquidos (1,3 por ciento), taquicardia (0,9 por ciento), dolor de cabeza (0,4 por ciento), edema periorbitario (0,3 por ciento) e insomnio (0,2 por ciento). No se notificó ningún efecto adverso grave.


La alopecia andrógenica provoca la disminución progresiva del folículo piloso


Publicado en la Journal of the American Academy of Dermatology, el estudio confirma que el tratamiento con minoxidil oral a dosis bajas presenta un buen perfil de seguridad. El minoxidil es un vasodilatador arteriolar, utilizado desde los años 80 como tratamiento de la hipertensión arterial (a dosis entre 10-40 mg al día).

De hecho, se observó que uno de los efectos que producía en los pacientes era un engrosamiento del pelo, lo que fue el origen de las investigaciones del minoxidil de uso tópico, que se viene utilizando como tratamiento efectivo para la alopecia desde hace más de 25 años.

La alopecia androgénica provoca la disminución progresiva en la actividad del folículo piloso, que va decreciendo de tamaño hasta que se produce la atrofia total del bulbo piloso con la consiguiente pérdida del pelo. El minoxidil produce un incremento de una sustancia estimuladora del crecimiento capilar llamada prostaglandina E2, induce que los folículos pilosos prolonguen su fase de crecimiento ('fase anágena') y acorten su fase de caída ('fase telógena') y, además, al ser un fármaco vasodilatador, mejora el flujo sanguíneo en los folículos pilosos.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.