21 de julio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 22:45
Especialidades > Dermatología

"La inteligencia artificial ha llegado a la Dermatología para quedarse"

El dermatólogo Sergio Vañó hace balance sobre el 45º Congreso de la Academia Española de Dermatología y Venereología

El dermatólogo y director de la Unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal Sergio Vañó.
"La inteligencia artificial ha llegado a la Dermatología para quedarse"
Nacho Cortés
Jueves, 25 de mayo de 2017, a las 12:40
El dermatólogo Sergio Vañó, director de la Unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal, ha estado presente en el 45º Congreso Nacional de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) realizado hace un par de semanas en Madrid. Una cita única en que miles de profesionales han debatido sobre cuestiones de actualidad, proyectos, iniciativas tecnológicas y propuestas de futuro para esta especialidad médica. Redacción Médica ha hablado con él para conocer su experiencia en el congreso y también las últimas novedades con respecto al trasplante capilar y la alopecia.

¿Cómo ha vivido el 45º Congreso de la AEDV?

Ha sido el congreso de la historia de Dermatología en España en el que más asistentes ha habido, 1900 dermatólogos y prácticamente 3000 asistentes. Se ha vivido con una actividad tanto científica como social muy intensa tanto en el ámbito nacional con especialistas de diferentes puntos de España como de otros lugares del mundo de Estados Unidos, Portugal…Ha sido una experiencia muy interesante.

¿Qué conclusiones saca de estas jornadas?

A nivel general, se ha hablado sobre innovación, novedades tecnologias sobre la inteligencia artificial en ayuda al diagnóstico y al manejo de pacientes. Es algo que llega para quedarse y seguramente en el futuro estaremos hablando de herramientas de ayuda basadas en la tecnologia y las utilizaremos en nuestro día a día. La irrupción de nuevos medicamentos en diferentes campos de la dermatologia como la dermatitis atópica, psoriasis o la alopecia. Y en el ámbito más personal, sobre novedades terapéuticas relacionadas con el transplante capilar.

¿Qué importancia tiene el pelo para la salud?

El pelo es uno de los factores cosméticos más importantes tanto para hombres como para mujeres. Su ausencia puede, en algunas personas, producir un impacto muy negativo en su calidad de vida. Es necesario darle la importancia médica que esto puede tener. Porque algunas personas pueden estar calvas o no tener pelo y hacer vida normal pero para otras personas puede suponer el principal problema en sus vidas. Puede afectar de manera muy importante en su calidad de vida.

Existe cierto intrusismo laboral y polémica al respecto de centros de trasplantes capilares como las clínicas Svenson. ¿Qué opinión le merece?

La alopecia es un problema médico y se ha estudiado por un especialista que es el dermatólogo. Cuando hay un problema con el cabello, el médico que ha realizado su seis años de carrera más otros cuatro de especialización en Dermatología es el propio dermatólogo. El profesional que por formación tiene más cualidades para diagnosticar y tratar problemas capilares es el dermatólogo.

¿Qué hay de verdad y qué hay de mentira en el negocio de los microinjertos?

El trasplante capilar es una técnica muy moderna y con unos resultados muy buenos, pero es una herramienta terapéutica más dentro de la estrategia de tratamiento de un paciente con alopecia. De hecho, no debe de ser vista como la solución definitiva al problema sino como un método más que acompañado del adecuado tratamiento médico va a producir un resultado óptimo. Si el paciente se hace un trasplante en cualquier lugar, no le aconsejan de como tiene que cuidar ese trasplante… Al final es como comprarse un coche y no echarle aceite. Es importante que ese trasplante vaya acompañado del tratamiento médico adecuado.

¿Por qué cree que hay un complejo generalizado a tener alopecia?

La alopecia en sí no produce una patología en el organismo, es un tema estético. Sin embargo, la repercusión que tiene sobre el autoestima, el carácter y la confianza en la persona es lo que puede ser problemático. Cualquiera que tenga un problema capilar y que eso le suponga una afectación negativa de su calidad de vida tiene que pensar que a día de hoy existen terapias efectivas a nivel médico para poder mejorar su densidad capilar. Hay pacientes que se sorprenden de que sin la necesidad de un trasplante  si puede mejorar su cantidad de pelo o densidad al año. Más que ser un tema meramente social de sentir la necesidad de tener pelo, es algo más personal que va con cada persona.

¿Los trasplantes capilares los realizan más los hombres o las mujeres?

Clásicamente han sido los hombres, a pesar de que hay un predominio masculino cada vez son más las mujeres que se realizan un trasplante capilar. Nosotros estamos a un 60 por ciento de hombres y 40 por ciento de mujeres. Una cifra que se está acercando bastante y que rompe moldes. Cada vez hay más mujeres interesadas en mejorar su densidad capilar.

¿Estamos obsesionados con el cuidado de nuestro cabello?

Es uno de los factores estéticos más importantes tanto para hombres como para mujeres. Desde tiempo inmemoriables se ha querido mejorar todo lo relacionado con el cabello, con los famosos crecepelos de siglos atrás. Es algo persistente.

¿Cuánto es necesario cuidar el cabello? ¿Usted como lo cuida?

Esto va a sorprender, pero el champú no es la parte más importante a la hora de cuidar el cabello. Da igual el champú que utilices que eso no va a provocar ningún tipo de alopecia. Puede ser que lo tengas más bonito, más brillante… Yo no me cuido especialmente el pelo con un champú determinado. Procuro aconsejar a mis pacientes de que es lo que realmente importante a la larga en el cuidado de su cabello.

¿Y qué es lo que realmente importa?

Lo que realmente importa es que si tienes un problema capilar, hacer el tratamiento médico adecuado. No basarse en los cosméticos, ellos no mejoran la alopecia. Ni los champús, ni las gominas, ni los serums...Esos son temas cosméticos. Un tratamiento médico que sea efectivo porque hay algunos que no tienen nada que ver con los champús o las vitaminas.