Perseguido un médico 29 años después por un delito que España no reconoce

Es facultativo del Sescam y ha sido detenido en Italia durante nueve días

En 1993 llegó a España huyendo de Perú.
Perseguido un médico 29 años después por un delito que España no reconoce
lun 12 agosto 2019. 12.40H
El peruano, de nacionalidad española, Luis Enrique Paredes es médico del Sescam en Illescas (Toledo). Él y su familia tienen su vida completa en España, donde se sienten plenamente integrados. Pero una y otra vez ve cómo la realidad que le llevó a España hace más de 25 años resurge y le lleva a una nueva pesadilla con la Justicia, según publica este lunes la Cadena Ser.

Esta vez han sido unas vacaciones en coche por la costa mediterránea de Francia e Italia las que han acabado con Luis Enrique pasando una semana encarcelado en aislamiento y huido de la Justicia italiana.

En 1993 llegó a España huyendo de la persecución por parte de las autoridades de su país, por haber atendido en el hospital en que trabajaba a miembros de la organización terrorista Sendero Luminoso. En nuestro país se le concedió asilo y posteriormente la nacionalidad. Luis Enrique rehizo su vida junto a su familia.

Pero en 2013 se encuentra con una petición de extradición cursada por Perú a través de Interpol. Al tratarse de un caso de terrorismo, acabó en la Audiencia Nacional, que un año después rechazó esa petición, considerando que no se puede entregar a alguien a un país por los mismos motivos por los que se le ha concedido asilo.

Así consideraba definitivamente cerrada su aventura judicial Luis Enrique. Pero a finales de julio decidió viajar con parte de su familia por la Costa Azul francesa, para llegar hasta Italia.

Ya en Génova, a través de su registro en el hotel, la policía italiana lo localizó y detuvo de madrugada, poniéndolo en aislamiento. El juez consideraba que había riesgo de fuga por su falta de arraigo en Italia, a pesar de que el acusado sí tiene una vida estable en España.


Nueve días en presión en Génova


Asistido desde el principio por el consulado español en Génova, Luis Enrique, que pasó nueve días en prisión, quedó el pasado viernes en libertad con restricción de movimiento. Es decir, tenía que permanecer en Génova hasta que Perú aportara la documentación del caso -tienen legalmente 90 días para hacerlo- y se decidiera si le permitían volver a España a la espera de la resolución definitiva.

El abogado de Luis Enrique explica a la Cadena SER que por el convenio de extradición entre Italia y Perú las posibilidades de entrega a su país de origen son nulas. "Estamos ante una prescripción -explica el letrado-, porque según la ley italiana, que es la que se le tiene que aplicar según el acuerdo firmado con Perú. Se le reclama por hechos acontecidos en 1993 y han pasado 22 años".

A pesar de esa prohibición de abandonar la provincia de Génova, Luis Enrique ha decidido volver a España, aunque eso suponga huir de la Justicia italiana. "Lo he meditado mucho", dice Luis Enrique entrevistado en Hoy por Hoy. "La situación es difícil y deteriora a la persona, pero sobre todo a la familia". Considera injusta la situación a la que le han sometido en Italia: "El trato fue muy denigrante, la situación de aislamiento, sin poder hablar con nadie, sin ropa, fue terrible una semana en esta situación".

Luis Enrique es consciente de que ha pasado a tener una situación judicial compleja, pero confía en que España no le entregue por una situación ante la que la Audiencia Nacional le exoneró. Y dice que este mismo lunes se personará ante un tribunal en nuestro país para informar de que está aquí, de que su intención no es huir, pero no estar meses en Italia alojado en un albergue a la espera de un nuevo cierre del caso que le persigue desde hace 29 años.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.