Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50
Conocimiento > Derecho

Los médicos varones van a juicio más del doble que las doctoras

Una revisión prueba la creencia de que las profesionales de la Medicina hacen mejor su trabajo

Los varones médicos pasan más por los juzgados que las féminas.
Los médicos varones van a juicio más del doble que las doctoras
Domingo, 18 de diciembre de 2016, a las 16:00
La ‘guerra de sexos’ entre médicos a menudo trae a colación cuál de los dos géneros rinde más y mejor en las mismas condiciones. En esa diatriba, por fin existe un criterio comprobado en los estudios publicados al respecto: los profesionales de la Medicina varones son más proclives a visitar los juzgados por haber recibido querellas que sus compañeras mujeres; en concreto, tienen dos veces y media más de posibilidades de pasar por ellos.

No son palabras de una discusión de cafetería. Esta vez el dato comprobado parte de la investigación Diferencias de sexo en acciones médico-legales contra los médicos: una revisión sistemática y metanálisis, publicado por BMC Medicine.

El estudio se fija en una selección de los artículos científicos publicados entre enero de 2015 y la actualidad en los que se obtiene información que relacione el sexo de los médicos con las acciones legales que constan en su currículum profesional.

En concreto, se dio con 32 estudios en los que encontró esta asociación de ideas. De éstos, 27 contenían datos que permitían concluir que los médicos varones se mostraban más propensos a tener problemas de tipo legal en el ejercicio de su profesión.

“Los resultados descubrieron que los doctores de sexo masculino tenían cerca de dos veces y medio más de posibilidades de verse involucrados en acciones médico-legales que las doctoras femeninas”, concluyen los autores.

Los resultados del estudio, según se explica en su apartado metodológico, se han conseguido analizando diferentes variables orientadas a relacionar la actividad profesional del médico y los problemas legales que debe afrontar a causa del ejercicio de su profesión.

Así, se puso la lupa en las llamadas de atención disciplinarias en que habían incurrido los profesionales a lo largo de su ejercicio laboral; experiencias de mala praxis en la práctica médica propiamente dicha; referencias archivadas en los colegios profesionales, querellas criminales recibidas y toda clase de movimientos de defensa legal puestos en conocimiento de los juzgados.