Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 22:00
Conocimiento > Derecho

La nueva correduría del Icomem es “manifiestamente ilegal”

Sierra acusa al colegio de usar los datos de sus asociados "abusando de su situación" frente al resto de aseguradoras

Guillermo Sierra
La nueva correduría del Icomem es “manifiestamente ilegal”
I. P. Nova
Sábado, 03 de marzo de 2018, a las 11:35
El que fuera candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem), Guillermo Sierra, ha denunciado a la Dirección General de Seguros que la junta directiva del organismo ha promovido la construcción de una empresa de correduría de seguros “en forma de sociedad mercantil unipersonal”.

El facultativo y compromisario del Icomem afirma que el nombre de esta sociedad no ha sido facilitado a los colegiados y que cuenta con “una participación total del 100% en su capital social a propuesta de BMS Ibérica” según un convenio de colaboración “firmado el 4 de octubre de 2017”, fecha Sierra.

La acción mercantil se aprobó en la asamblea de compromisarios del día 17 de octubre y, en base a los argumentos del médico, es “contraria a la normativa europea y comunitaria” y contradice “el criterio propio de la Dirección General de Seguros”.

En la denuncia de Guillermo Sierra a la que ha tenido acceso Redacción Médica, se argumenta que la coligación obligatoria en el ejercicio de la profesión “no habilita al Colegio Profesional para que este obtenga los datos de los colegiados y los utilicé abusando de una posición privilegiada en el mercado”.

"Contradicen la libre competencia"

Ante lo que asegura que es una competencia ilegal frente al resto de aseguradoras, Sierra critica que el Icomem aproveche su tamaño para ofertar unos servicios que “contradicen la libre competencia, tanto en España como en la UE” siendo, según sus propias palabras “manifiestamente ilegal”.

El facultativo advierte en su texto que la práctica ejecutada por el Icomem podría acarrear “demandas judiciales” y “graves repercusiones económicas para los colegiados”.

Por último, Sierra advierte que la documentación que se presentó ante la asamblea del colegio de facultativos madrileños sólo contemplaba el supuesto de que existieran beneficios y no pérdidas, algo que sí podría ocurrir a los ojos del médico. “Al construirse la correduría en una empresa de un sólo socio, con un 100% de su capital social, se debe informar a la opinión pública colegial si el Icomem está libre de verse afectado en su patrimonio a resultados de una situación de pérdidas o concurso de acreedores de la nueva empresa”, argumenta en esta denuncia que pide a la Dirección General de Seguros “denegar el registro de ninguna empresa de correduría que este participada directa o indirectamente por el Iconem”.

En el plano jurídico, el médico se apoya en una resolución de 2009 firmada por la subdirectora general de Ordenación del Mercado de Seguros que “proscribe terminantemente un acción como la expuesta”.