15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Expedientan a un médico 'okupa' por robar medicamentos de una residencia

El facultativo también está siendo investigado por invadir dos locales en los que desarrollaba una actividad paralela

Exteriores de la Residencia Sa Serra de Ibiza.
Expedientan a un médico 'okupa' por robar medicamentos de una residencia
mié 12 septiembre 2018. 10.20H
Redacción
A uno de los médicos que integran el equipo sanitario de la Residencia Sa Serra le han abierto un expediente por sustraer medicamentos de este centro, según una información publicada este martes por el Diario de Ibiza. Además, los pacientes o sus familiares habían pagado previamente los citados medicamentos. 

Tras su actuación, el facultativo se enfrenta a una sanción por "presunta comisión de falta disciplinaria muy grave" que podría suponer una suspensión de empleo y sueldo de uno a tres meses hasta el despido, tal y como consta en la notificación de su expediente. 

Al margen de la falta cometida en la residencia, el profesional médico está siendo investigado de forma paralela por la Consejería de Salud, que le clausuró el mes pasado la clínica Eurosam de Cala de Bou, con la que desarrollaba actividad médica privada en dos locales 'okupados' y en los que se encontró parte de la medicación sustraída.
 

Material robado para otra clínica


Tras el deshaucio, el facultativo envió una petición a los juzgados para que le permitieran recuperar el material médico que quedó en el interior de la clínica, pero fue denegada. En concreto, en el interior del local se encontraron cuatro bolsas con fármacos y dentro de cajas rotuladas con nombres que correspondían a siete pacientes de la residencia Sa Serra.

Del expediente disciplinario también se desprende que "se trata de la medicación que se usaba en la residencia para los usuarios y que habían pagado los residentes y familias de sus bolsillos". Estos fármacos quedaron anulados al comenzar la gestión farmacéutica de la residencia con el hospital Can Misses debido a la nueva exigencia, que establece que la medicación que se usa tiene que ser unidosis y correctamente identificada con su número de lote y de caducidad, según recopila el expediente. 

Desde el servicio de farmacia de Sa Serra han indicado que esos fármacos, que se encontraron en la clínica de Cala de Bou, deberían haber sido enviados a Can Misses para su destrucción. La falta que se le imputa a este médico está tipificada como muy grave "por apropiarse de material del centro, en este caso medicinas que habían sido pagadas por los usuarios del centro o sus familias", según detalla el expediente disciplinario.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.