18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 15:30
Conocimiento > Derecho

El 57% de los sanitarios agredidos reconocen no denunciar ante la policía

Los datos referidos a Castilla y León reflejan un total de 463 agresiones a sanitarios

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.
El 57% de los sanitarios agredidos reconocen no denunciar ante la policía
Redacción
Viernes, 01 de diciembre de 2017, a las 16:30
Las agresiones a profesionales sanitarios han aumentado un 22 por ciento en los primeros nueve meses del año, hasta situarse en 381 con 463 trabajadores implicados, según los datos de la Sección de Agresiones del Observatorio Único de Castilla y León, que analiza este tipo de incidentes, que en su reunión de este viernes ha incorporado a Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil.

Así lo ha señalado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en una rueda de prensa anterior a la reunión del Observatorio, del que ha destacado la incorporación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya contribución considera que puede mejorar la prevención y atacar el problema "de manera más integral". También ha señalado que la novedad de esta reunión es que se va a intentar concretar y avanzar más con los interlocutores policiales provinciales para mejorar algunas cuestiones.

El consejero ha explicado que el problema y la tendencia de los últimos años, ya que se han registrado más incidentes, un 22 por ciento más con respecto al año anterior, algo que ha atribuido a un mayor registro de los mismos pero también a un mayor número de agresiones y ha incidido en que preocupa mucho que el 85 por ciento (397) de las víctimas sean mujeres.

Sin embargo, ha aclarado que el 84 por ciento de ellas son verbales y psicológicas y sólo un 16 por ciento de carácter más grave, aunque no por ello se "minimiza" el problema.

De los 463 trabajadores víctimas, 175 eran médicos, 150 profesionales de enfermería, 78 técnicos auxiliares de enfermería, 14 celadores y 46 otro tipo de personal.

Tipos de agresión

Del total de profesionales agredidos a lo largo de estos meses, 273 sufrieron las agresiones en hospitales y 184 en centros de Atención Primaria. Además, el 16 por ciento -en total 99- de estas agresiones fueron físicas, de las cuales 55 se produjeron en área de Psiquiatría; cinco en Urgencias; seis en Medicina Interna; cuatro en consultas; una en domicilio del paciente; dos en la vía pública, y 26 en otros lugares. Del resto de agresiones, el 21 por ciento fueron de carácter psicológico y el 63 por ciento verbales.

En cuanto a las protagonizadas por pacientes psiquiátricos, el consejero ha señalado que a veces tienen carácter reiterado y tienen que tener un abordaje distinto por propia patología.

Las causas de las agresiones son en el 21 por ciento de los casos el trastorno psiquiátrico en un 21 por ciento de casos, la disconformidad en un 31 por ciento, los tiempos de espera un 13 por ciento y el alcohol o drogas en un 7 por ciento, según ha explicado la directora general de Profesionales, Concha Nafría, quien ha concretado que son los propios sanitarios agredidos los que apuntan el origen de la agresión.

Además, desde marzo se han producido once sentencias condenatorias, hasta alcanzar las 187 desde 2015, con 54 por delitos y la mayoría por atentado. En lo que va de 2017 se han presentado dos denuncias más que el año pasado, un total de 42, y se han abierto 39 expedientes sancionadores (que conllevan sanción pecuniaria).

Además, el consejero ha informado sobre una encuesta realizada en el mes de junio sobre la incidencia de las agresiones externas en el personal de la Gerencia Regional de Salud, la cual se remitió a 2.346 profesionales sanitarios y fue contestada por 2.177 (92 por ciento). De ellos, el 66,8 por ciento respondió que nunca había sufrido una agresión, mientras que el 29,8 por ciento sí que había sido agredido -física, verbal o psicológicamente- en alguna ocasión.

Sin denuncia o registro 

Entre los problemas detectados en la encuesta, se encuentra que aún un número importante de profesionales no comunican ni registran la agresión, un porcentaje que asciende al 57 por ciento de los que en la encuesta aseguran que sí han sido víctimas, aunque el porcentaje de los que sí la declaran se ha incrementado de manera notable en los últimos años. En este sentido, cabe destacar que en Atención Primaria fueron un 23 por ciento los que no habían comunicado la agresión, mientras que en el año 2011 este porcentaje se elevaba hasta el 77 por ciento.

Además, Sáez Aguado ha señalado que algunos datos de la encuesta apuntan a las actuaciones o materias en las que hay que profundizar, ya que de las personas que no han denunciado un 32 por ciento no lo ha hecho porque consideraba que no iba a servir para nada, un 30 por ciento consideraba que no era una circunstancia importante y un 20 por ciento que no conocía el procedimiento. "Apunta maneras de mejorar", ha agregado el titular de Sanidad.

Entre las actuaciones que se han llevado a cabo desde la última reunión de la Sección del Observatorio, destaca también la campaña de sensibilización que se desarrolló en el mes de junio bajo el lema 'Stop Agresiones' y que incidía en las consecuencias penales para los autores de las agresiones a personal de los centros sanitarios y en la necesidad de respetar el trabajo de estos profesionales, como continuación a la campaña 'Espacio de Salud Espacio de Respeto', iniciada en 2009.

También se concluye tras la realización de esta encuesta que el 61,2 por ciento de los agresores fueron hombres, frente a un 38,8 por ciento de mujeres, y que en un 52,6 por ciento de los casos fue el propio paciente el que realizó la agresión, mientras que en un 42,2 por ciento fue el acompañante.

Satse exige medidas

Por su parte, el Sindicato de Enfermería (Satse) de Castilla y León ha exigido a la Consejería de Sanidad que sea directamente la Administración sanitaria la que denuncie al agresor en los casos de agresión a un profesional sanitario en los centros dependientes de Sacyl en esta Comunidad.

Ante la reunión del Observatorio sobre Agresiones a profesionales sanitarios de la Comunidad, Satse ha insistido en que una de las cuestiones que preocupan a este sindicato es que los profesionales se ven obligados a ser ellos los que denuncien la agresión que sufren en los centros sanitarios donde trabajan y aunque Sacyl les ofrece la asistencia jurídica, debe ser la propia Administración sanitaria la que presente directamente la denuncia por la agresión.