Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Conocimiento > Derecho

Cárcel por secuestrar a su marido para tratarle el cáncer con homeopatía

La mujer está acusada de aislar al afectado por un tumor cerebral que debía operarse con urgencia

La acusada impuso a la víctima alejarle de los tratamientos convencionales.
Cárcel por secuestrar a su marido para tratarle el cáncer con homeopatía
Redacción
Jueves, 29 de junio de 2017, a las 13:00
Mantuvo a su marido aislado del exterior, de familiares y pacientes y le alejó del tratamiento convencional para el tumor cerebral que le acababan de diagnosticar mientras le trataba con terapias alternativas. Es la acusación que recae sobre Clara Inés Ibarra, propietaria de un Herbolario en Alicante y que ahora se enfrenta a un juicio en el que ese solicitan ocho años y medio de prisión para ella. 

Según una información que publica El País, a su marido, Francisco Manuel Crespo, le diagnosticaron en 2008 un tumor letal que aconsejaba una intervención quirúrgica urgente, pero el pánico al quirófano le hizo confiar en su mujer, que lo mantuvo secuestrado en casa en condiciones lamentables de las que fue rescatado por su madre y la Policía. Pese a que pasó por quirófano una vez liberado, acabó falleciendo cuatro años más tarde a los 49 años. 

"Estaba destrozado, con la cara desfigurada y cuando salió se echó a llorar como un niño"



Los testimonios en el juicio han explicado que su mujer lo encerró en una habitación de un piso en la playa de San juan y lo aisló por completo, hasta que en 2009 consiguió enviar un mensaje de texto a su mejor amigo para pedirle que avisara a su madre de que fuera a recogerle, puesto que no soportaba el calvario que estaba padeciendo. 

"Estaba destrozado"

"Esta señora -refiriéndose a la acusada- me había llamado por teléfono para decirme que no iba a volver a verlo. Cuando entré en la habitación estaba en un colchón desnudo, solo con un pañal y lleno de manchas de orines", ha declarado la madre en el juicio. "Estaba destrozado, con la cara como desfigurada y cuando salió de allí se echó a llorar como un niño", ha añadido el amigo que ayudó a liberarlo. 

Según los testimonios aportados, Crespo apenas podía de moverse de la cama, pero reveló a los policías que estaba retenido en contra de su voluntad y que quería marcharse con su madre, algo que le impidió su mujer. Ésta, por su parte, ha asegurado que fue él mismo quien decidió voluntariamente no pasar por quirófano porque tenía "miedo a morir", y ha matizado que nunca abandonó el tratamiendo médico convencional prescrito, mientras que los productos de homeopatía eran "complementarios". 

"Sufrimiento prolongado"

Los amigos y familiares del fallecido acusan a la herbolaria de haberle manipulado y alejado de ellos durante meses, y el fiscal ha defendido que la acusada "impuso" a la víctima su voluntad para alejarle de los tratamientos convencionales en favor de otros "no contrastados científicamente", algo que le provocó "un sufrimiento prolongado en el tiempo", le causó un "aislamiento vital" y un deterioro físico y mental que le impedían discernir qué era lo mejor para su salud. 

Esto mismo ha asegurado también el neurocirujano que le operó, quien asegura que podía morir en cualquier momento por los efectos del tumor, de manera que su situación era crítica y no podía "decidir por sí mismo". El juicio, visto para sentencia, ha planteado también un auténtico debate sobre el uso de la llamada Medicina natural.