24 mar 2019 | Actualizado: 19:00

"Hay que impulsar medidas preventivas para que las agresiones no ocurran"

Los únicos avances de la última década son la consideración de autoridad sanitaria y el botón del pánico

Francisco Miralles, secretario general de CESM.
"Hay que impulsar medidas preventivas para que las agresiones no ocurran"
lun 11 marzo 2019. 09.00H
El "monstruoso" caso de María Eugenia Moreno, como así lo describe Francisco Miralles -secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y presidente de CESM Murcia-, se ha convertido en un mito: "Queremos no tener que recordarlo, que no tenga más actualidad", lamenta Miralles, que recuerda aquél 11 de marzo de 2009 con "especial tristeza". Sin embargo, pese a la consternación inicial y las conmemoraciones anuales, los episodios violentos se repiten en el día a día sanitario. 

"Se han hecho algunas cosas, pero no se ha abordado como se debería, sobre todo en materia de prevención", denuncia Miralles, que especifica: "No es un tema específico de sanidad, sino de un contexto social en el que vivimos".

Se ha avanzado, por ejemplo, "en que a agresión a un profesional sanitario ha pasado a ser considerada como delito", destaca Mirales, que advierte: "Es una medida que se aplica cuando ya se ha producido la agresión. Lo que hay que impulsar son medidas preventivas para que esa agresión nunca se llegue a producir".

Esta lacra, lejos de disminuir con estas medidas, crece cada día. "Siempre causa dolor cualquier agresión a un profesional sanitario por otras cuestiones ajenas a su labor", se sincera Miralles.

Aumento de agresiones


"En estos diez años se han incrementado las agresiones a los sanitarios y eso que los médicos tampoco denunciamos todo tipo de agresiones", señala Mercedes Ortín, vicesecretaria de CESM Aragón y responsable de CESM en el Grupo de Agresiones del Ámbito de Negociación

"Cuando se produce alguna muy seria, con lesiones o amenazas, sí que abrimos una incidencia; pero muchas se quedan sin recoger. Aunque haya aumentado el número de agresiones, la cifra es aún mayor por las que no se denuncian, es solo la punta de iceberg", destaca Ortín, que cree que los episodios violentos se producen, sobre todo "en puertas de entrada al 

Las agresiones a los sanitarios han aumentado en los últimos diez años


sistema como pueden ser las Urgencias Sanitarias, Urgencias Domiciliarias y Atención Primaria".

En parte, la responsable de CESM cree que este aumento va ligado al deterioro de la sanidad pública tras la crisis. "Hay una gran masificación y listas de espera. Además, la persona que acompaña al paciente tiene una serie de pretensiones, a veces, alentada por los propios políticos, que venden a los ciudadanos una serie de calidades asistenciales para las que no están poniendo los medios", señala Ortín, que hace hincapié en que en ningún caso este hecho justifica ningún tipo de agresión.

La responsable aragonesa celebra, como su compañero, que se hayan creado leyes que otorgan el grado de autoridad sanitaria a los profesionales: "Cuando un paciente realiza una agresión física o verbal, tú tienes una presunción de veracidad. Además, si esto conlleva un delito tipificado en el Código Penal, siempre se va a aplicar la pena de mayor grado, por lo que hay un agravamiento de la condena", explica.

La médico, sin embargo, cree que se deberían adoptar medidas más concretas, como incuir el botón de pánico también en las visitas a domicilio. "Ha habido pocos cambios legislativos y no todas las comunidades autónomas lo han asumido", sentencia.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.