En el Hospital de Turín se ha intervenido con éxito a un paciente a través de la ablación de la fibrilación auricular

Una revolucionaria cirugía para fibrilación reduce el riesgo de ictus
Los cardiólogos han hecho uso de una ablación de la fibrilación auricular tradicional.


30 jun 2022. 10.50H
SE LEE EN 3 minutos
La fibrilación auricular consiste en sufrir un ritmo cardíaco irregular y a menudo muy rápido que puede llegar a provocar coágulos de sangre en el corazón. En el hospital Mauriziano de Turín ha tenido lugar una intervención completamente pionera a un paciente de 56 años para abordar esta patología y poder reducir el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular de forma eficiente.

Tal y como afirma la agencia ANSA, los cardiólogos han hecho uso de una ablación de la fibrilación auricular tradicional a través de la superficie externa y epicárdica del corazón, mediante un abordaje no quirúrgico mínimamente invasivo, asociado a una ligadura externa epicárdica de la aurícula izquierda.

Tras la intervención cardiológica, el paciente logró el alta del hospital después de dos días, asintomático y sin complicaciones. La operación fue realizada por el cardiólogo Giuseppe Musumeci, logrando una evolución del tratamiento indicado hasta ahora de la que es la arritmia cardíaca más extendida. Actualmente esta patología afecta a millones de italianos, y el hospital afirma que solamente en la capital de la región de Piamonte surgen cada año unos 1.000 nuevos casos.

Hasta ahora, el método más usado para tratar la fibrilación auricular era la ablación transcatéter, aunque no siempre es eficaz, especialmente para aquellos con formas avanzadas de larga duración o corazón estructuralmente alterado. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular cerebral asociado con la fibrilación auricular, por otro lado, se reduce mediante la terapia anticoagulante, que, sin embargo, en algunos casos no se puede tomar debido a un alto riesgo hemorrágico concomitante.

El método no implica insertar dispositivos en el corazón


La combinación de dos técnicas como son la ablación de la fibrilación auricular tradicional a través de la superficie externa y epicárdica del corazón ha permitido restablecer un ritmo cardíaco regular y reducir significativamente, según afirma el hospital, el riesgo de ictus cerebral, evitando además una necesidad posterior de tratamiento anticoagulante o antiplaquetario a largo plazo, por lo tanto, con una mejora sustancial en la calidad de vida.

La principal novedad de este tratamiento es que la ablación conocida como epicárdica permite el acceso a áreas arritmogénicas que no se pueden alcanzar con el enfoque tradicional desde el interior del corazón, debido al grosor de la pared del corazón, mejorando en gran medida los resultados del procedimiento ablativo. La ligadura epicárdica de la aurícula izquierda, permite reducir el riesgo de accidente cerebrovascular embólico vinculado a la fibrilación auricular sin mantener al paciente no solo en terapia anticoagulante, sino también en terapia antiplaquetaria. Por otra parte, a diferencia de todos los sistemas utilizados anteriormente, este método no implica la inserción de ningún dispositivo permanente dentro de las cámaras del corazón.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.