Redacción Médica
16 de agosto de 2018 | Actualizado: Jueves a las 15:00
Especialidades > Cardiología

Retrasar la asistencia hace al infarto más letal en mujeres que en hombres

Según los cardiólogos, el riesgo de mortalidad cuando se produce este evento cardiovascular es un 5% mayor en ellas

Manuel Anguita, presidente de la SEC.
Retrasar la asistencia hace al infarto más letal en mujeres que en hombres
Redacción
Martes, 06 de marzo de 2018, a las 18:40
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) alertan de que las muertes por infarto agudo de miocardio son más altas en hombres en términos absolutos pero, pese a ello, en mujeres es más letal como consecuencia de un retraso en la asistencia.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra el  8 de marzo, ambas entidades han recordado que en 2016 se registraron un total de 5.899 muertes en mujeres y 9.009 en hombres como consecuencia de un infarto en España.

Sin embargo, en el caso de las mujeres, el retraso en la búsqueda precoz de asistencia tiene graves consecuencias en el impacto pronóstico de este evento cardiovascular y hace que, pese a haber menos casos, el riesgo de mortalidad cuando se produce sea un 5 por ciento mayor.

Solo 4 de cada 10 mujeres reconoce los síntomas

"Existe una baja percepción social de que la mujer puede verse afectada por un infarto", ha indicado la coordinadora del grupo de trabajo Mujeres en Cardiología de la SEC, Mila Pedreira, que recuerda un reciente estudio de 2017 que apuntaba que sólo el 39 por ciento de las mujeres reconoce los síntomas del infarto, frente al 57 por ciento de los hombres.

"Las mujeres tienen un significativo retraso en comparación con los hombres en el tratamiento más eficaz, que es la apertura del vaso, por lo que necesitamos mecanismos que nos permitan superar esta desventaja en aras de conseguir una mayor reducción de la tasa de mortalidad por infarto entre ellas", ha reclamado.

Esos mecanismos, según esta experta, pasan por "poner énfasis en una especial sensibilidad y conocimiento de esos datos por parte de los profesionales, y de una mayor y mejor percepción de la sintomatología por parte de las propias mujeres".