12 dic 2018 | Actualizado: 19:00

La vida en barrios más verdes reduce el riesgo de sufrir cardiopatías

Un estudio asocia los espacios verdes con un menor nivel urinario de epinefrina

Los espacios verdes se relacionan con un menor nivel de F2-isoprostano
La vida en barrios más verdes reduce el riesgo de sufrir cardiopatías
mié 05 diciembre 2018. 12.00H
Vivir en un vecindario verde y frondoso podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Así se deduce de una investigación publicada en el Open Access Journal de la Asociación Americana del Corazón.

Investigadores de la Universidad de Louisville han analizado la relación entre los espacios verdes y los marcadores de estrés y enfermedad cardiovascular a nivel individual. Durante cinco años han tomado muestras de sangre y orina de 408 personas de diferentes edades, etnias y niveles socioeconómicos, y luego se evaluaron los biomarcadores de lesiones en los vasos sanguíneos y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

"Nuestro estudio muestra que vivir en un vecindario con árboles, arbustos y vegetación verde y densa puede ser bueno para la salud del corazón y de los vasos sanguíneos", ha señalado Aruni Bhatnagar, autor principal del estudio y director del Centro de Diabetes y Obesidad de la Universidad de Louisville. "De hecho, aumentar la cantidad de vegetación en un vecindario puede ser una influencia ambiental no reconocida en la salud cardiovascular y una intervención de salud pública potencialmente importante", ha comentado.

La densidad de los espacios verdes cerca de las residencias de los participantes se midió utilizando el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI, por sus siglas en inglés), una herramienta que indica los niveles de densidad de vegetación creados a partir de imágenes satelitales recopiladas por la NASA y el USGS. Además se evaluaron los niveles de contaminación del aire con datos de la Agencia de Protección Ambiental  estadounidense.


Resultados del estudio


Los resultados del estudio han vinculado vivir en espacios más verdes con niveles urinarios más bajos de epinefrina, es decir, menor nivel de estrés, y menor nivel en orina también de F2-isoprostano, un compuesto producido por la transformación de radicales libres vinculado al riesgo de sufrir un ataque cardiaco. El menor nivel de epinefrina, además, es menor entre las mujeres que no tomaban beta-bloqueantes (una medicación para aligerar el trabajo cardiaco que además consigue bajar la presión arterial) y en personas que no habían sufrido un ataque cardiaco con anterioridad.

En cualquier caso, estos resultados se muestran invariables,  independientemente de la edad, sexo, origen étnico, si el paciente es o no fumador, la falta de vecindario, uso de estatinas o la el tiempo que se pasa entre los contaminantes de la carretera.

Aunque no es el primer estudio en vincular unos mayores niveles de salud con los espacios verdes, este estudio pionero ha conseguido una mayor objetividad al no tener que recurrir a información proporcionada por los propios pacientes.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.