Redacción Médica
18 de agosto de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Cardiología

Fin a la polémica del kebab: la Eurocámara permite que contenga fosfatos

Sin embargo, algunos partidos vinculan la presencia de fosfatos en alimentos con mayores riesgos cardiovasculares

El uso de fosfatos es necesario, según Bruselas, para la extracción y descomposición parcial de proteínas cárnicas.
Fin a la polémica del kebab: la Eurocámara permite que contenga fosfatos
Redacción
Miércoles, 13 de diciembre de 2017, a las 17:30
El pleno del Parlamento Europeo ha respaldado este miércoles la propuesta de la Comisión Europea para autorizar el uso de fosfatos como aditivos en la carne de kebab, tanto de cordero de ternera y pollo.

Los eurodiputados han rechazado la objeción planteada por la Comisión de Salud y Seguridad Alimentaria de la Eurocámara, que abogaba por rechazar esta propuesta de Bruselas. Esta iniciativa se ha quedado a tres votos de conseguir la mayoría absoluta necesaria y ha recibido 373 votos a favor, 272 en contra y 30 abstenciones.

Tras este voto, el Ejecutivo comunitario podrá autorizar formalmente el uso de ácido fosfórico, difosfatos, trifosfatos y polifosfatos como aditivos en la carne de kebab. El uso de fosfatos es necesario, según Bruselas, para la extracción y descomposición parcial de proteínas cárnicas a fin de formar una película de proteínas en las piezas verticales que permita su unión y asegurar una congelación y tostado homogéneos.

¿Mayor riesgo cardiovascular?

La resolución rechazada, en cambio, pedía bloquear su autorización por los posibles riesgos para la salud humana. En particular, citaba estudios de 2012 y 2013 que vinculan la presencia de fosfatos en alimentos con mayores riesgos cardiovasculares.

El eurodiputado de Equio, Florent Marcellesi, ha lamentado el resultado final del voto y ha señalado que se trata de una “mala noticia” para los derechos de los consumidores y para la salud de los ciudadanos europeos. “Los Verdes buscábamos que las personas puedan comer kebabs sin los riesgos asociados a aditivos alimentarios innecesarios y potencialmente peligrosos”, ha explicado.

Por contra, la eurodiputada del Partido Popular Europeo (PPE), Renate Sommer, ha defendido que “no existen pruebas de que los fosfatos tengan efectos negativos para la salud” y ha añadido que “la cantidad (de fosfatos) que se ingiere a través de kebabs es insignificante”.