17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:50
Especialidades > Cardiología

El estatus social de la niñez causa problemas cardiacos en la edad adulta

Un estudio asegura que afecta al aumento de la masa ventricular izquierda y el deterioro de la función diastólica

El estatus social de la niñez causa problemas cardiacos en la edad adulta
Nacho Cortés
Martes, 27 de junio de 2017, a las 17:20
¿Puede la situación socioeconómica de la familia afectar en la salud cardiovascular de los menores? Un nuevo estudio publicado en la revista Jama Pediatrics analizó si existía alguna relación entre las enfermedades cardiovasculares y las desigualdades sociales, concretamente, las medidas de la masa ventricular izquierda y la función diastólica. Y según asegura el propio trabajo, el estatus social influye también a esos niveles.

El equipo investigador liderado por Tomi T. Laitine de la Universidad de Turku (Finlandia) llevaron a cabo un análisis de los datos recogidos en 1980 y 2011 sobre el riesgo cardiovascular en jóvenes estudiantes finlandeses. En total, el grupo estaba compuesto por 1.871 participantes que informó sobre el estado socioeconómico familiar (caracterizado como un ingreso anual de la familia) a los 3 a 18 años y fueron evaluados en cuanto a la masa ventricular izquierda y la función diastólica ventricular izquierda, 31 años más tarde ya en edad adulta.

Los autores aseguran que las condiciones sociales y económicas precarias en la infancia están asociadas con el aumento de la masa ventricular izquierda y el deterioro de la función diastólica más de 30 años después. Este vínculo persistió incluso después de ajustar por edad, sexo, factores de riesgo cardiovasculares convencionales tanto en la niñez como en la etapa adulta y el propio estado socioeconómico de los participantes en la edad adulta.

Así, se demuestra que el estatus social podría tener relación con la estructura y la función cardiaca. "Estos hallazgos ponen de relieve, además, que los enfoques de prevención de las enfermedades cardiovasculares deben ser dirigidas también al entorno del niño y a su desarrollo familiar. En particular, es necesario el apoyo a las familias con problemas sociales y económicos, para un buen mantenimiento de la salud cardiovascular de cara a la edad adulta", concluye el estudio.