Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:40
Especialidades > Cardiología

El Clínico, primer hospital en aplicar ondas de choque contra la estenosis

Se trata de una técnica más eficaz, segura y menos agresiva que otros tratamientos existentes

Pablo Escaned, investigador del Hospital Clínico San Carlos.
El Clínico, primer hospital en aplicar ondas de choque contra la estenosis
Redacción
Lunes, 25 de junio de 2018, a las 16:30
Un equipo de cardiólogos del Hospital Clínico San Carlos ha aplicado, por primera vez en España, una técnica conocida como litoplastia coronaria que se basa en la aplicación de ondas de choque para tratar la presencia de calcio en las arterias coronarias, fragmentando las placas de calcio que se acumulan en el interior de dichas arterias y permitir más fácilmente la introducción de un stent para desobstruirlas.

La litoplastia coronaria es una técnica revolucionaria, relativamente sencilla y muy eficaz que se realiza desde dentro de la propia arteria en el contexto de las intervenciones coronarias percutáneas, es decir, realizadas a través de catéteres.

En ella, un balón especial introducido por un stent en la arteria coronaria obstruida, genera ondas de choque ultracortas que son transmitidas a la placa calcificada, aplicando el equivalente a una presión de 50 atmósferas durante un intervalo de tiempo aproximado de dos microsegundos. Este proceso se repite entre 40 y 80 veces en cada procedimiento.

Ventajas frente a otros tratamientos

La aplicación de esta nueva técnica, que se asemeja en su funcionamiento a la litotricia que se emplea para la fragmentación de los cálculos renales que causan los cólicos nefríticos, se utiliza en pacientes con mucho calcio acumulado en sus arterias coronarias y permite una expansión más homogénea de la arteria obstruida por la estenosis calcificada.

Hasta ahora, la forma tradicional de tratamiento de las placas de calcio depositadas en las paredes de las arterias coronarias es la aterectomía rotacional y que consiste en la utilización de una fresa recubierta de polvo de diamante que, rotando a gran velocidad, pulveriza la placa de ateroma calcificado generando fragmentos que van al torrente sanguíneo llegando a los pequeños vasos que forman la microcirculación sanguínea.

En la litoplastia coronaria frente al tratamiento convencional, las partículas o fragmentos de calcio no son arrastrados por el torrente sanguíneo hacia los capilares, sino que permanecen dentro de la pared arterial pero blandos y fragmentados, lo que facilita la expansión de los stents completando la intervención coronaria ya que la arteria se comporta de forma normalizada.

Además, otra de las ventajas de esta novedosa técnica es que  permite mantener dos guías de angioplastia durante el tratamiento, un mecanismo de seguridad para los pacientes con estenosis que afectan a bifurcaciones en la arteria.

Ensayo clínico multicéntrico e internacional

Estas intervenciones, que se han realizado por primera vez en España en el Hospital Clínico San Carlos, forman parte de un ensayo clínico internacional y multicéntrico conocido como Disrupt CAD II en el que participan 15 centros hospitalarios de varios países, con el objetivo de valorar la utilidad de esta técnica en pacientes con estenosis coronaria, y del que este hospital público madrileño es el único centro español participante por ser referencia en intervencionismo coronario complejo, así como en fisiología coronaria e imagen intracoronaria. A diferencia del ensayo clínico anterior, Disrupt CAD I, en esta ocasión se incluyen pacientes con insuficiencia renal en tratamiento con diálisis y con mayor complejidad en las estenosis coronarias calcificadas.

El Hospital Clínico San Carlos ha sido seleccionado como pionero en esta técnica dado su alto nivel de especialización y excelencia en el campo de las intervenciones coronarias complejas. Prueba de ello ha sido la retransmisión de varios casos en directo de intervencionismo coronario complejo, uno de ellos tratado con litoplastia coronaria, al curso internacional EuroPCR, el de mayor prestigio a nivel mundial en el ámbito de la medicina cardiovascular intervencionista, celebrado recientemente en París, y al que asistieron más de 11.000 cardiólogos de todo el mundo.