22 de abril de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:00
Especialidades > Cardiología

El aceite de oliva virgen extra reduce un 30% el riesgo de cardiopatías

En el estudio se analizó a 7.500 personas sanas de entre 55 a 80 años con riesgo de padecer este tipo de enfermedades

Los alimentos relacionados con hidroxitirosol protegen contra las enfermedades cardiovasculares.
El aceite de oliva virgen extra reduce un 30% el riesgo de cardiopatías
Redacción
Lunes, 15 de enero de 2018, a las 16:30
Investigadores españoles han confirmado que el consumo de aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de cardiopatías. Concretamente, tomar polifenoles disminuye la posibilidad de padecer estas dolencias en un 30 por ciento.

Enrique Gómez-Gracia, investigador principal del nodo de la Facultad de Medicina y uno de los autores de esta investigación, ha sostenido que es difícil encontrar un fármaco que reduzca el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en un 30 por ciento, sin embargo,la dieta mediterránea enriquecida con los polifenoles que contiene el aceite de oliva virgen y el vino lo consigue”. “Aun así la investigación en este campo continúa y puede que dentro de poco tiempo haya medicamentos con mejores resultados”, ha agregado.

En el estudio se analizó a 7.500 personas sanas de entre 55 a 80 años con riesgo de padecer este tipo de enfermedades y se les distribuyó en tres grupos. Unos realizaron una dieta baja en grasas (grupo de control), a otros se les aportó 30 gramos de frutos secos al día y los últimos utilizaron un litro de aceite de oliva virgen durante la semana.

"No importa cuándo se empiece con esta alimentación, siempre se mejora"



Los datos surgidos de este estudio muestran que, independientemente del modo de vida que llevaron los voluntarios antes de la prueba, una vez que se adhirieron a la dieta mediterránea su riesgo relativo de sufrir una cardiopatía disminuyó en un 30 por ciento al aumentar el hidroxitirosol procedente del aceite de oliva virgen.

Siempre se mejora

“El número de personas que se pueden beneficiar de estas medidas es muy alto si pensamos en la población mayor que hay en España y lo más importante es que no importa cuándo se empiece con esta alimentación, siempre se mejora”, subraya Mario Gutiérrez-Bedmar, doctor del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UMA e investigador de Predimed en Málaga.

El hidroxitirosol es un compuesto fenólico que está presente en el aceite de oliva virgen y en el vino, elementos esenciales en la dieta mediterránea. Se ha demostrado que los alimentos relacionados con hidroxitirosol protegen contra las enfermedades cardiovasculares.

Esta investigación, cuyos resultados fueron publicados en el New England en 2013, se realizó dentro de ensayo de campo con intervención dietética. Todos los marcadores estudiados en la orina se relacionaron con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero sólo el metabolito del hidoxitirosol mostró una fuerte asociación protectora, con una reducción relativa del riesgo del 56 por ciento. También se constató una reducción de la mortalidad total de casi un 20 por ciento. Por último, se pudo concluir que los individuos con un genotipo concreto presentaban las concentraciones más altas hidroxitirosol.

Alimentarse mejor

Los expertos señalan la importancia que tiene invertir en la investigación de la prevención de una problemática tan extendida y abogan por una estrategia que pase por educar a las nuevas generaciones a alimentarse mejor. “Todos los años paso el cuestionario de la dieta mediterránea a mis alumnos de Medicina y los resultados son cada vez peores”, ha lamentado Gómez-Gracia. Sin embargo, la comida no lo es todo: “Es la forma de comer reposados, es realizar deporte, beber vino con moderación, comer legumbres. Todo ello conforma un estilo de vida saludable que debemos preservar y que desgraciadamente se está perdiendo”, ha añadido el investigador.

Por su parte, Gutiérrez-Bedmar se ha centrado en el análisis de metales, minerales y elementos traza para determinar la relación de estos con las enfermedades cardiovasculares. “En concreto, hemos observado que las personas que no sufren diabetes y poseen mayores niveles de cromo, tienen un menor riesgo de desarrollar cardiopatías”, ha explicado.