27 de mayo de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:15
Especialidades > Cardiología

El 20% pacientes oncológicos suspenden la terapia por problemas del corazón

Las complicaciones más frecuentes son insuficiencia cardiaca, arritmias y enfermedad coronaria precoz, según la SEC

Teresa López Fernández.
El 20% pacientes oncológicos suspenden la terapia por problemas del corazón
Redacción
Viernes, 16 de febrero de 2018, a las 12:10
Hasta un 20 por ciento de los pacientes oncológicos tiene que modificar o suspender su tratamiento por complicaciones cardiovasculares, según han avisado diversos expertos durante la mesa 'Manejo multidisciplinar de largos supervivientes de cáncer', celebrada en el marco de 'eCardio18', el II Congreso Virtual de las Sociedad Española de Cardiología (SEC).

En concreto, tal y como ha explicado la coordinadora del grupo de trabajo de Cardio-Oncología de la SEC, Teresa López Fernández, las complicaciones más frecuentes que presentan este tipo de pacientes son la insuficiencia cardiaca, las arritmias y la enfermedad coronaria precoz. Además, se calcula que uno de cada tres pacientes desarrollará complicaciones cardiovasculares, siendo éstas más frecuentes en pacientes de más de 65 años y con factores de riesgo cardiovascular o cardiopatía previa.

“En esta población, la prevalencia de enfermedad cardiovascular es más elevada que en la población general de la misma edad. En el caso de los supervivientes de cáncer infantil, las series más recientes registran una prevalencia de enfermedad cardiovascular significativa del 11 por ciento a los 40 años de edad”, ha argumentado López Fernández.

Las enfermedades cardiovasculares derivadas de los tratamientos antitumorales complican no sólo el pronóstico cardiovascular, sino también el pronóstico oncológico. Por todo ello, la experta ha destacado la importancia de monitorizar y prevenir la toxicidad cardiovascular desde una perspectiva multidisciplinar.

“Es necesario mejorar las estrategias de estratificación del riesgo y concienciar de la necesidad de optimizar el control de los factores de riesgo antes, durante y después de los tratamientos oncológicos. No podemos gastar millones de euros en tratamientos altamente efectivos y no evitar que pierdan su efecto descuidando la salud cardiovascular”, ha zanjado López Fernández.