Descubren por qué los fármacos contra el colesterol generan dolor muscular

Se debe al uso de estatinas, una sustancia que causa fugas espontáneas de calcio de las células musculares

Ilustración del efecto secundario de las estatinas.
Descubren por qué los fármacos contra el colesterol generan dolor muscular
mié 28 agosto 2019. 13.00H
Un equipo de investigadores de la Universidad de Leeds (Reino Unido) ha descubierto qué es lo que causa el dolor muscular cuando se toman medicamentos empleados para disminuir el 'colesterol malo' del cuerpo y los triglicéridos en pacientes que presentan riesgos de sufrir ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares.

Se debe al uso de estatinas, un grupo de fármacos que generalemente son usados para combatir estos problemas y que, según la investigación, causan fugas espontáneas de calcio de las células musculares, dando lugar a que algunas personas experimentan dolor muscular después de tomarlas, lo cual podría ayudar a los médicos a prevenir este efecto secundario.

En condiciones normales, las liberaciones coordinadas de calcio hacen que los músculos se contraigan. Estas fugas de calcio pueden causar daño a las células musculares, lo que puede provocar dolor muscular y debilidad.

Consumo de estatinas a largo plazo


El equipo de científicos investigó las biopsias musculares de pacientes que toman estatinas a largo plazo y de ratas tratadas con estatinas durante 4 semanas para observar sus efectos. Observaron que el tratamiento con estatinas comprometía unas proteínas llamadas receptores de rianodina, que controlan la liberación de calcio desde los compartimentos de almacenamientos en las células musculares.


Las estatinas son medicamentos que salvan vidas y en la mayoría de casos no experimentan efectos secundarios


Los receptores de rianodina controlan la liberación de calcio desde los compartimentos de almacenamientos en las células musculares. Esta liberación de calcio espontáneas e irregulares pueden desencadenar señales que promueven la muerte celular. Las señales de muerte procelular se elevaron en los músculos de las personas y las ratas tratadas con estatinas, en comparación con los controles no tratados.

"Identificar cómo las estatinas afectan la biología de las células musculares es el primer paso para prevenir los posibles efectos secundarios musculares, y garantizar que las personas susceptibles a esos efectos secundarios no pierdan la protección que brindan las estatinas", ha explicado Metin Avkiran, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón.

Los investigadores han explicado que en la mayoría de las personas, las células musculares pueden tolerar esta fuga de calcio. Sin embargo, en personas que ya son susceptibles debido a sus genes o estilo de vida, la fuga causada por las estatinas puede abrumar a las células musculares, provocando dolor muscular y debilidad.

"Las estatinas son medicamentos que salvan vidas y la mayoría de las personas que los toman no experimentan efectos secundarios. Aquellos que sí sufren dolor muscular y debilidad siempre deben preguntar a su médico si una estatina o dosis diferente podría resolver el problema", ha añadido Avkiran.


Ejercicio contra las estatinas


Por otro lado, los científicos también demostraron que el ejercicio puede evitar los cambios que conducen a la fuga de calcio, lo que puede ser una forma efectiva de que las personas que toman estatinas eviten los síntomas musculares.

Cuando las ratas tuvieron acceso a una rueda de ejercicio, los cambios relacionados con las estatinas no se produjeron y tampoco se elevaron las señales de muerte celular en los músculos. De hecho, las ratas tratadas con estatinas corrieron el doble que las ratas de control.

La doctora Sarah Calaghan, profesora asociada de fisiología cardíaca de la Universidad de Leeds ha explicado que la idea de que el ejercicio empeora los efectos secundarios de las estatinas podría ser un error: lo que realmente importa es la intensidad del ejercicio.

"Descubrimos que el ejercicio moderado canceló los cambios en las células musculares causados por las estatinas. Sabemos que alrededor de 7 de cada 10 atletas profesionales pueden no tolerar las estatinas, y sabemos que el ejercicio intenso de resistencia tiene profundos efectos sobre las proteínas gatekeeper a las que se dirigen las estatinas", ha puntualizado.

"En última instancia, todos tienen control sobre los medicamentos que eligen tomar. Cuando evalúen si tomar estatinas, hablen con su médico de cabecera. Después de evaluar su riesgo personal y aconsejarle sobre los cambios en el estilo de vida, lo ayudarán a tomar una decisión informada que sea adecuada para usted", ha finalizado Avkiran.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.