Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Conocimiento > Avances

El CSIC crea el primer exoesqueleto para niños con atrofia muscular espinal

Ayudará a combatir los efectos de una enfermedad que afecta a uno de cada 10.000 bebés

Álvaro, un niño de 5 años, entre los primeros en probar el exoesqueleto.
El CSIC crea el primer exoesqueleto para niños con atrofia muscular espinal
Redacción
Miércoles, 08 de junio de 2016, a las 14:20
Nuevo avance científico. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), junto a su empresa de base tecnológica Marsi Bionics, ha creado el primer exoesqueleto del mundo dirigido a niños con atrofia muscular espinal, una enfermedad genética neuromuscular degenerativa que afecta a uno de cada 10.000 bebés.

Los investigadores del CSIC, liderados por la investigadora del Centro de Automática y Robótica, Elena García, han creado el exoesqueleto para los niños de entre 3 y 14 años con atrofia muscular espinal de tipo dos, la cual se suele diagnosticar entre los siete y 18 meses de vida. El neurólogo infantil del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Gustavo Lorenzo, aclara que “aunque la tasa de mortalidad no es tan elevada como el tipo 1, impide que los niños puedan caminar en algún momento de su vida”.

En este sentido, recalcan que el exoesqueleto es un importante avance si se tiene en cuenta que la pérdida progresiva de fuerza que provoca esta enfermedad hace que los niños no puedan caminar, disminuyendo así su calidad de vida y, lo más grave, originando la aparición de complicaciones como escoliosis, osteoporosis e insuficiencia respiratoria. De esta manera, el exoesqueleto será una solución que permitirá a estos niños podrán andar, abrir cajones y hacer otros movimientos que la silla de ruedas les impide realizar.

"Hemos tratado de imitar el comportamiento del músculo natural con este sistema robótico. Además, hemos conseguido que se adapte a diferentes terrenos con un sistema inteligente que modifica la rigidez que presentan las articulaciones cuando se mueven por diferentes terrenos y que, además, se adapte a la sintomatología de cada niño en cada momento", ha explicado la investigadora de este exoesqueleto de 12 kilos de peso que ha sido fabricado con aluminio y titanio.

Este exoesqueleto todavía está en fase preclínica. En concreto, se están realizando dos ensayos, uno en el Hospital Sant Joan de Deú de Barcelona, donde se está probando la usabilidad del dispositivo en ocho niños de 3 a 9 años; y otro en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid en el que se va a evaluar en un solo niño el impacto psicológico que este dispositivo puede tener en la vida diaria del niño.

Precisamente, Álvaro, el niño de 5 años del hospital madrileño que lo va a usar en su casa durante un año, ha asistido a la presentación del exoesqueleto y ha asegurado lo "bien" que se siente cuando lo ha probado y ha mostrado su deseo de poder utilizarlo para jugar al fútbol y al baloncesto, ya que ahora sólo puede desplazarse en silla de ruedas.