21 de abril de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:00
Especialidades > Aparato Digestivo

La contaminación y las bebidas azucaradas dañan el páncreas y el riñón

La combinación de estos factores afecta también el funcionamiento de las neuronas del hipocampo

La contaminación, combinada con el consumo de bebidas azucaradas, puede provocar daños renales.
La contaminación y las bebidas azucaradas dañan el páncreas y el riñón
Redacción
Miércoles, 17 de enero de 2018, a las 10:50
Factores como la contaminación ambiental y el consumo de bebidas azucaradas influyen en el funcionamiento del páncreas y el riñón, al punto de causar daños severos. Es lo que reveló un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

En la investigación, realizada por Teresa Fortoul y Adriana González Villalba, del Departamento de Biología Celular y Tisular de la Facultad de Medicina de la UNAM, se han examinado las alteraciones metabólicas causadas por el efecto combinado de dichos factores. El trabajo se basa en el análisis de fragmentos de pulmones de personas que vivieron en Ciudad de México en las décadas de los 50 y 80.

Con respecto a los resultados relacionados con la contaminación, Fortoul ha explicado que debido a la quema de combustibles derivados del petróleo, la concentración de metales -como el vanadio- en esas estructuras atómicas había aumentado con el paso del tiempo. El caso de la Ciudad de México es particular. Debido a su altura y a la combustión incompleta de los motores de los vehículos que circulan, se liberan a la atmósfera partículas con vanadio adosado. Este panorama, sumado al consumo de bebidas azucaradas causa alteraciones tanto en el perfil lipídico como en la glucosa en sangre.

Otros efectos

En lo que se refiere a los efectos en el riñón, la investigadora ha encontrado que cuando se combinan las bebidas azucaradas con el vanadio (del ambiente) se altera su funcionamiento como el estrés oxidante de las células de los túbulos renales.

Por su parte, González Villalba ha explicado que “hay personas que padecen alteraciones renales, pero no tienen claro por qué, y con base en los resultados de nuestro trabajo se puede considerar a la combinación de la contaminación atmosférica con las bebidas azucaradas como posible factor para que aparezcan esas alteraciones”.

Los investigadores han detectado además, que esta misma combinación afecta a las neuronas del hipocampo, pues provoca su disminución. Lo que, a su vez, daña los procesos de memoria y aprendizaje. Raida Valencia, otras de las implicadas en el estudio, ha añadido que “quienes están expuestos a éste y otros factores de riesgo serían más susceptibles de padecer alguna enfermedad neurodegenerativa en el futuro”.