Para saber en qué orden se va a proceder la vacunación contra el coronavirus Covid-19, desde el Ministerio de Sanidad se ha establecido una estrategia vacunal, aprobada por todas las comunidades autónomas y el mismo ministerio. Dicho plan está recogido en un documento denominado ‘Estrategia de vacunación frente a Covid-19 en España’, el cual se va actualizando constantemente en función a las novedades que arrojen las vacunas y avance el proceso vacunal.

En estos momentos, según informa el Ministerio de Sanidad, la estrategia establece que, teniendo en cuenta la disponibilidad progresiva de dosis, es necesario realizar un ejercicio de priorización teniendo en cuenta principios éticos y criterios de riesgo. En función de la disponibilidad de dosis de vacunas la Estrategia establece tres etapas.

En la primera etapa, definida por la disponibilidad de una cantidad limitada de dosis, se han priorizado los siguientes grupos de población:
  1. Residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes.
  2. Personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario.
  3. Otro personal sanitario y sociosanitario.
  4. Personas consideradas como grandes dependientes (grado III de dependencia, es decir, con necesidad de intensas medidas de apoyo) que no estén actualmente institucionalizadas.
Como se ha especificado en la Actualización 1 de la Estrategia, las primeras dosis disponibles se han comenzado a utilizar en los grupos 1 y 2, por ese orden, y a medida que se disponga de mayor cantidad de dosis, se vacunarán los grupos 3 y 4.

La Estrategia de Vacunación frente a Covid-19 en España indica que se irá actualizando a medida que se vaya disponiendo de información o se produzcan hechos de relevancia para el programa de vacunación.

Por lo tanto, está en continua revisión a partir de información sobre las vacunas en evaluación en la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la disponibilidad de dosis de las vacunas autorizadas y la experiencia de su utilización en los ensayos clínicos y en la población.

La complicación fundamental en la implantación de la Estrategia es la limitación en el número de dosis y los cambios que estamos sufriendo en la planificación del suministro de las dosis inicialmente comunicadas. Esto está dificultando el funcionamiento correcto del programa.

En esta actualización, se revisa la situación epidemiológica y se profundiza en la necesidad de priorización para cumplir el objetivo de la estrategia de reducir la morbimortalidad por Covid-19.

¿Por qué este orden de vacunación contra la Covid-19?


Tal y como justifica el Ministerio de Sanidad, la población mayor es la que tiene un mayor riesgo de hospitalización y muerte, siendo más elevados a medida que la edad es mayor. Por lo tanto, tras considerar para vacunación a la población más vulnerable (residentes en centros de mayores y grandes dependientes) y al personal sanitario y sociosanitario con mayor riesgo de exposición al virus SARS-CoV-2 y de transmitirlo a otros, se comenzará a vacunar al grupo de población de más edad, es decir, al grupo 5. Personas mayores de 80 y más años.

Según datos del INE correspondientes a enero de 2020, en España hay 2.851.054 personas de 80 y más años, 1.056.207 hombres y 1.794.846 mujeres, lo que representa el 6% de la población. Hay que tener en cuenta que algunas de las personas de este grupo de edad pueden haber sido vacunadas en los grupos considerados con anterioridad (grupos 1 y 4) por lo que el número de personas a vacunar será menor al que figura en el párrafo anterior.

¿Cómo se actualiza el protocolo Covid?


Además, en este contexto de crecimiento notable del número de casos confirmados y de ingresos hospitalarios urge reforzar la protección de los más expuestos a un resultado mortal de la enfermedad. Ello se consigue tanto garantizando la segunda dosis de la vacuna a quienes han recibido ya la primera, como iniciando la vacunación de las personas mayores que residan en sus domicilios. La Estrategia de vacunación se define como un documento vivo que exige adaptar la priorización de las vacunas según las dosis disponibles y según el contexto epidemiológico.

Ese orden de prioridad se realiza tras evaluar los riesgos de exposición, transmisión, morbilidad grave y mortalidad, así como el impacto socioeconómico de la pandemia en cada grupo de población. Entre estos criterios destaca, por su relevancia ética, el riesgo de morbilidad grave y mortalidad, que afecta a las personas con una mayor probabilidad de enfermedad grave o muerte si adquieren la infección por SARS-CoV-2.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.